Los deportistas pueden sufrir el síndrome de abstinencia cuando no realizan ejercicio. Como lo leen. En los atletas que, por diversos motivos, dejan de hacer deporte, se activan las mismas áreas cerebrales que entran en funcionamiento cuando las personas adictas a sustancias como la cocaína o el alcohol no consumen. Nadie duda de los beneficios que la actividad física reporta al organismo, pero en algunas personas puede llegar a convertirse en una fuerte adicción.

El estudio que ha permitido llegar a esta conclusión se ha basado en un experimento realizado con ratones. Científicos estadounidenses utilizaron dos grupos, uno de ellos compuesto por una raza especial de ratones, más activos, al que compararon con un segundo grupo, formado por ratones ordinarios de laboratorio. El trabajo, publicado en «Behavioral Neuroscience», consistió en proporcionar a estos animales una rueda para correr y dejar, al principio, que la utilizaran cuando quisieran.

Los ratones más «deportistas», los del primer equipo, se acostumbraron a la actividad y, cada día, cubrían más espacio con la rueda en el mismo tiempo. Así, corrían unos 10 Km. al día mientras que los «normales» sólo llegaban a los 4Km. A los seis días, a algunos miembros de cada grupo se les retiró este aparato y, entonces, los investigadores descubrieron que a aquellos ratones «hiperactivos» a los que se les denegó el ejercicio mostraban niveles de actividad elevados en 16 de las 25 regiones que componen el cerebro.

En estos roedores ciertas áreas cerebrales, como el hipocampo, mostraban un ritmo de actividad más alto de lo normal, y son las mismas regiones que se activan cuando a otros se les suprime la dosis diaria de cocaína, morfina, alcohol o nicotina, señala la investigación. Los ratones estaban motivados para correr y, al no poder, sufrían síntomas del síndrome de abstinencia, como fatiga, nerviosismo e impulsos irresistibles de realizar ejercicio.

Los autores del estudio sugieren, aunque no lo afirman, que esto mismo puede suceder en las personas acostumbradas a una actividad física muy dura, ya que sí se ha comprobado que aquellos individuos que practican deporte frecuentemente sienten ansiedad e irritabilidad cuando no pueden realizar su sesión diaria de ejercicio.