A partir de la próxima semana, Nueva York ya no venderá tabaco ni cigarrillos electrónicos a menores de 21 años, después de que el gobernador Andrew Cuomo firmara en julio la ley que eleva desde los 18 la edad mínima para comprar esos productos.

“Aumentando la edad mínima para fumar, podemos detener que los cigarrillos caigan en manos de jóvenes y prevenir a toda una generación de neoyorquinos de costosas y potenciales mortales adicciones”, indicó en un comunicado Cuomo, que el pasado enero ya había anunciado su intención de elevar la edad para comprar estos productos.

Seguir leyendo en infobae.com