Las batallas emprendidas por la Unión Europea contra el tabaco están plagadas de dificultades. El Tribunal Europeo de Justicia anuló la directiva que prohibía la publicidad del tabaco y la tramitación de la nueva norma que busca el mismo objetivo está atascada en las instituciones europeas. Algunos países, como Alemania, no la quieren, y el Parlamento Europeo, que había previsto tener listo su dictamen antes del verano, lo ha pospuesto hasta octubre. En la Comisión Europea, de donde partió el nuevo texto, hay un evidente pesimismo.

El consejo de ministros de Sanidad, que se celebrará el próximo miércoles en Luxemburgo, va a revisar la situación de la nueva directiva de prohibición de la publicidad del tabaco y su reunión va a coincidir con diversas decisiones del Tribunal Europeo de Justicia sobre varios recursos presentados por la industria tabacalera.

Dos de ellos, de Japan Tobacco, JT International y British American Tobacco, contra un artículo de la directiva ya aprobada que prohíbe el término light y otros reclamos serán analizados en vista pública el mismo miércoles, junto al recurso presentado por tres grandes firmas (Philip Morris, Japan Tobacco y Reynolds) contra la decisión de la Comisión Europea de entablar una acción civil contra ellas ante los tribunales de EE UU por el contrabando de tabaco. Bruselas cree que las compañías favorecen tal contrabando y quiere recuperar las tasas aduaneras no pagadas.

Recurso rechazado

En este capítulo, la única buena noticia para los enemigos del tabaco ha sido el rechazo del tribunal, el mes pasado, del recurso presentado por Alemania contra esa misma directiva del etiquetado del tabaco. Fue Alemania precisamente el país que recurrió la importante directiva que prohibía la publicidad del tabaco en prensa, radio e Internet. Ahora, un año después de haber presentado el nuevo texto la Comisión Europea, los retrasos se acumulan en el Parlamento y en el Consejo, de modo que la presidencia española ha visto cómo llega el fin de su mandato sin avanzar en este asunto.

El responsable de Sanidad de la Comisión Europea, David Byrne, está seguro de que la nueva directiva superará los escollos jurídicos, pero todo parece indicar que la nueva batalla se libra en el aplazamiento constante. Mientras, el ponente de la directiva en el Parlamento, el socialista Manuel Medina, asume que la tramitación de la directiva lleva retraso en el Parlamento porque hay muchas presiones en contra.

En el seno del Consejo ya hay algunas voces que piden la retirada sine die de la propuesta. «Somos pesimistas sobre lo que está pasando», confiesan en la Comisión Europea. El tabaco es la segunda causa de muerte evitable en Europa (550.000 fallecimientos al año en la UE). En la otra trinchera, las tabaqueras no están solas. Varias asociaciones de editores de prensa consideran «desproporcionada» la medida.