Nota: artículo publicado en infosalus.com

Un nuevo estudio de bebés nacidos en abstinencia debido a la exposición a los opiáceos en el útero muestra un aumento dramático de tortícolis, una torsión anormal del cuello. Muchos de los bebés también tenían plagiocefalia, un aplanamiento de la cabeza que a menudo se observa junto con tortícolis. El trabajo fue realizado por médicos del Centro Médico del Hospital de Cincinnati, en Estados Unidos, quienes analizaron los efectos a largo plazo de la exposición materna a los opiáceos.

La conciencia de estos posibles problemas en esta población es esencial ya que la tortícolis puede no desarrollarse durante varios meses después de que el bebé haya sido dado de alta del hospital“, advierte la investigadora, Jenny McAllister, médica del Hospital Infantil de Cincinnati y codirectora de la Clínica de Seguimiento a Largo Plazo del Síndrome de Abstinencia Neonatal.

“Si se realizan medidas preventivas, como terapia física y ocupacional, se pueden evitar la tortícolis y la plagiocefalia y potencialmente prevenir retrasos en el desarrollo”, subraya la doctora McAllister, autora principal del estudio, publicado en la edición digital de ‘The Journal of Pediatrics’.

Se desconoce si la exposición a opioides es la causa

El Síndrome de Abstinencia Neonatal (NAS, por sus siglas en inglés) es una afección clínica que resulta de la retirada de la exposición a los opiáceos en el útero. La incidencia de NAS aumentó casi cinco veces entre 2000 y 2012, cuando la tasa nacional alcanzó 5,8 por cada 1.000 nacidos vivos.

La doctora McAllister y sus colegas de Cincinnati estudiaron a 783 bebés durante un periodo de cinco años. De aquellos con antecedentes de NAS, 87 fueron diagnosticados con tortícolis, una tasa de incidencia del 11,1 por ciento. De estos bebés, el 23 por ciento estuvieron expuestos a un solo opioide de acción prolongada, probablemente como terapia asistida por medicamentos.

Pero el 75,9 por ciento de los bebés estuvieron expuestos a opiáceos de acción corta y el 72,4 por ciento a opioides múltiples. Los bebés en abstinencia fueron tratados, en la mayoría de los casos, con metadona, pero el 18,4 por ciento fueron tratados con buprenorfina y el 5,7 por ciento con morfina. La estancia promedio en el hospital fue de 19,3 días.

Si la exposición a los opioides en el útero fue la causa de la tortícolis sigue sin saberse. McAllister dice que podría ser que estos bebés tengan hipertonía o una rigidez muscular que los predisponga a la tortícolis o que podría deberse a su posición y envoltura para mantenerlos tranquilos y felices después del nacimiento.