Bien podría decirse que la frase “nada nuevo bajo el sol” no aplica al mundo de las drogas sintéticas. Es que, precisamente, según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA), durante 2017 salió en circulación una nueva molécula por semana.

En ese contexto es que la modalidad de consumo imperante entre los jóvenes es lo que los especialistas reconocen como policonsumo, que no es ni más ni menos que varias sustancias en una misma salida recreativa, generalmente nocturna.

“La vedette sigue siendo el éxtasis, que va acompañado, en primer lugar por el alcohol, el cannabis y ya dentro del ámbito recreativo se suman el GHB (gamma-hidroxibutirato), mal llamado éxtasis líquido, que viene en forma de gotero y se mezcla con alcohol o bebidas colas -comenzó a describir la médica psiquiatra y experta en adicciones Geraldine Peronace-. Por otro lado está la ketamina, que si bien es un anestésico, es consumida en busca de su efecto disociativo”.

Seguir leyendo en infobae.com