El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, integrado por 38 organizaciones sanitarias, considera que las tabaqueras deben de pagar «los platos rotos de lo que están haciendo» y asumir el coste de planes de tratamiento y prevención porque es una «industria mortífera, que mata a uno de cada dos clientes».

En el Día Mundial Sin Tabaco, Joseba Zabala, miembro del Comité Nacional de Prevención (CNPT) y portavoz de la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo, apuesta por el encarecimiento de la cajetilla porque está demostrado que el precio incide directamente en la tasa de consumo, pero no cree que haya que penalizar solo al fumador, que es la víctima, sino también a las tabaqueras.

Leer artículo completo en deia.eus