Proyecto Hombre Cantabria atendió el año pasado a cerca de 2.150 personas por distintas causas y adiciones, entre las que destaca el alcoholismo en general, que acapara la mayor demanda de tratamientos (el 28% del total), y entre las mujeres en particular, dado el «notable» incremento experimentado en este colectivo, de un 15%.

Del conjunto de cántabros asistidos por esta entidad -2.141 en concreto, y que suponen un aumento respecto a 2017- casi la mitad -861- fueron asistentes a sesiones de prevención y sensibilización, en tanto que 536 recibieron tratamiento y atenciones penitenciarias, 609 fueron familiares y 135 participaron en el programa dirigido a menores y jóvenes.

Estos y otros datos se corresponden con la memoria de actuaciones llevadas a cabo por Proyecto Hombre en 2018, de la que ha informado este miércoles su directora, Eloísa Velarde, en una rueda de prensa que ha ofrecido acompañada por el presidente de la Fundación CESCAN y obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge.

Después del alcohol, las personas que acuden a esta entidad lo hacen por el consumo de cocaína (17%), problemas relacionados con el juego o ludopatía (13%) y cannabis (11%). Además, en casi una de cada tres peticiones de ayuda se detecta la combinación de dos o más adiciones.

La directora de Proyecto Hombre ha destacado que las demandas de tratamiento suben cada año, como un 25% en el caso de la cocaína o un 20% en la ludopatía y el alcohol. Este último que constituye «el mayor problema de salud pública» debido a la normalización del consumo de estas bebidas.

Incremento alcoholismo femenino

Al hilo, ha indicado que si bien el 23% de los atendidos en programas de Proyecto Hombre son mujeres, en el caso del alcoholismo la proporción cambia debido al «notable» incremento que se está dando, y que según los estudios se debe a que «han mantenido esta adición en la sombra».

«Beben a menudo en casa, donde nadie las ve, y en muchos casos el entorno más cercano se da cuenta cuando la adicción ya ha llegado a un nivel preocupante», ha advertido Velarde, que ha apuntado al respecto que la aceptación social del alcohol y la soledad son factores clave en esta adición, precedida en muchos casos de una depresión.

De todos modos, ha aclarado que la entidad presta siempre una atención «individualizada», sean hombres o mujeres quienes la reciben.

#PROYECTOTEEN

Por lo demás, la directora se ha referido al denominado #ProyectoTeen, que se puso en marcha en junio del año pasado para atender a menores y jóvenes -de ente 12 y 23 años- con conductas desadaptativas o de riesgo y a sus familiares.

La idea es prevenir e intervenir -no tratamiento en sí- en situaciones generadas en este ámbito, como pueden ser consumos incipientes de alcohol y drogas o uso inadecuado y abuso de nuevas tecnologías, caso del teléfono móvil, aplicaciones, videojuegos y juegos online, requieran apuestas o no.

Con motivo de esta iniciativa también se presta asistencia ante problemas de conducta o diversos conflictos en el seno familiar, como divorcios o casos de violencia.

Este proyecto también engloba la Escuela de Padres y Madres del TEEN (adolescente en inglés), que acaba de iniciar su tercera edición. En este caso, la mayoría de las atenciones derivan de demandas familiares, en ocasiones por derivaciones del centro escolar o los servicios sociales.

Y la mayor parte se corresponde con conductas consecuencia del consumo de cannabis, aunque también uno de cada tres casos obedecen a apuestas online o mal uso del móvil y videojuegos.

Además, en el 35% de los casos hay conductas de riesgo, por delitos relacionados con la venta de sustancias ilegales, fracaso escolar o violencia en el ámbito familiar.

A la directora de Proyecto Hombre le llama la atención que el solo hayan tenido «una» demanda por abuso de alcohol, a pesar del consumo entre menores y jóvenes, y que ha achacado a que es una sustancia legal y la «banalización» de su ingesta.

Videojuegos

Otra situación que afecta a este colectivo y preocupa a la entidad es el problema con los videojuegos en general y el Fortnite en particular, un juego de rol gratuito, que ha batido récords de beneficios en los últimos meses pese a las críticas por adición, por un problema «reciente y cada vez mayor».

«Queremos alertar de estas situaciones porque las familias suelen tardar en darse cuenta de estos problemas que se intentan minimizar», ha expresado Eloísa Velarde, a la par que ha incidido en el papel de la familia en la prevención.

Jornadas

Para finalizar, ha informado de las I Jornadas de Formación de Proyecto Hombre Cantabria de la Fundación Cescan, y que llevarán por lema ‘#TEEN. Intervención integral en adolescentes y jóvenes con conductas de riesgo’.

Se celebrarán el 24 y 25 de octubre en el salón de actos de las facultades de Derecho y Empresariales, y en las mismas se abordarán distintas situaciones con las que adolescentes, jóvenes y familias tienen que convivir hoy en día y la manera de prevenir e intervenir.

En concreto, se trataré el juego, el mal uso de las tecnologías de la información y la comunicación o la violencia intrafamiliar, a través de distintas ponencias a cargo de expertos en la materia.

Para asistir hay que inscribirse. El primer día es gratis y el segundo hay que pagar 15 euros, 10 en el caso de estudiantes y parados.

Nota: artículo original publicado en 20minutos.es