El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Mariano Rajoy, afirmó ayer en el Congreso de los Diputados que las comunidades autónomas son responsables de establecer las sanciones a locales y de autorizar las licencias de locales donde se organizan eventos como las macrofiestas de música «tecno» que han cobrado actualidad en relación al consumo de drogas de síntesis por la muerte de dos jóvenes en Málaga. Por este motivo, pidió a las administraciones autonómicas que no permitan este tipo de congregaciones juveniles.

Rajoy, aseguró que en los últimos sucesos ocurridos por consumo de éxtasis, «todos» tienen la responsabilidad, desde los padres y los amigos, a la escuela, pasando por la administración central y las autonómicas. Rajoy contestó así a preguntas del PSOE y del Grupo Mixto sobre la circulación de esas drogas y las medidas para impedir las muertes entre los jóvenes por su consumo.

«Mi responsabilidad como ministro -dijo- es fundamentalmente policial. No sé si la policía es todo lo eficaz que tiene que ser, pero lo que sí puedo decir son los esfuerzos para la desaparición de muchos laboratorios y organizaciones». En cambio, si no se ponen multas a las entidades que organizan macro-fiestas en las que hay consumo de pastillas, precisó, la «responsabilidad es de las comunidades autónomas».

El ministro opinó que se ha hecho un gran esfuerzo en prevención, pedagogía y rehabilitación, y apuntó que las muertes por droga entre 1996 y 2000 han pasado de 504 a 196, y que en 2001 se requisaron 777.432 pastillas de éxtasis, «una cifra récord».