El Día Internacional de no fumar que se celebra el 31 de Mayo, es por ello que se inició esta campaña creando conciencia en los alumnos de las diferentes unidades académicas de nuestra Alma Mater para que se alejen de esta dependencia.

Jóvenes universitarios de las diferentes unidades académicas que caminan por los pasillos de sus facultades se unieron a la campaña intercambiando un cigarro por otro cigarro de dulce con el fin de reducir el consumo.

Además fueron participes de diferentes pruebas para hacer un chequeo de su capacidad pulmonar, realizándola a un aproximado de 100 alumnos por cada facultad.

Además se les aplicó un cuestionario que marca los motivos por los cuales los jóvenes están fumando, midiendo el área psicosocial, estímulo, manipulación, esparcimiento, tensión, necesidad y hábitos. También se realizan pruebas de dos aparatos como:

El espirómetro, el cual tiene la función principal de determinar la capacidad pulmonar, viendo el porcentaje de efectividad que tienen los pulmones y se utiliza para ver como ha sido el proceso en cuanto a afectación.

También con el detector de partículas de monóxido de carbono se obtiene una referencia exacta de que tanta concentración de monóxido hay en la sangre y da un rango cuando un fumador es crónico, cuando no es fumador, cuando es fumador de riesgo alto, esto dependiendo del número de partículas por millón que tiene en la sangre. Estos exámenes se hacen complementarios para valorar la función pulmonar.

Todos estos estudios se realizan con el fin de ver porcentajes de alumnos que tienen adicción al tabaco, es importante que se realice esto; ya que se hizo una encuesta a alumnos de nuevo ingreso donde algunas de facultades el porcentaje de fumadores fue más alto. Fue lo que nos mencionó el Dr. Fernando Salcedo Ríos, del Centro de Integración Juvenil.

Al contestar el cuestionario y al darse cuenta cuantos cigarros consumen los alumnos les causa un gran impacto además de ver las imágenes impactantes de casos de enfermedades que contienen los trípticos.

Además se realizarán actividades con el fin de que todos estos cigarros se vayan a una composta, reciclándolos y haciendo conciencia en el alumnado de cómo contaminan las bachas que dejan tiradas, resaltando que cada bacha contamina 10 litros de agua. Así lo agrego la Lic. Sonia Hernández Psicóloga del centro integral juvenil.

Cabe destacar que el humo del tabaco contiene más de 4 mil químicos afectando órganos que desarrollan cáncer secundario a tabaquismo son: cabeza, cuello, piel, vejiga, riñón, cuello de a matriz, ovario, linfomas y leucemias.