Se ha escrito y hablado mucho de los malos hábitos, algunos muy tóxicos, extendidos en los hogares durante este largo confinamiento. Pero nadie había estudiado hasta ahora sí el estrés o ansiedad generados por esta cuarentena –con muchas horas de encierro en casa– podía despertar algunas adicciones dormidas.

Ese trabajo se acaba de hacer con el tabaco. Se trata de una encuesta realizada los últimos días a 170 exfumadores. El resultado de ese estudio, además de inesperado, es sorprendente.

Seguir leyendo>>