El estudio, que forma parte de la investigación ‘Nurse’s Health Study’ iniciado en 1976, ha evaluado la función cognitiva de 12.480 profesionales de entre 70 y 81 años. Un 51% de estas personas no bebía alcohol, mientras que un 44% ingería entre uno y 14,9 g diarios y un 5% entre 15 y 30 g cada día. Según los datos obtenidos, “las mujeres que consumían menos de 15 g al día tendían a puntuar más alto en las pruebas que miden la capacidad cognitiva que las no bebedoras. En cambio, no se encontraron diferencias en las funciones cerebrales entre las abstemias y las que ingerían las cantidades elevadas”, asegura Meir J. Stampfer, director del estudio.

A pesar de todo, los expertos se muestran cautelosos ante este hallazgo y aseguran que tiene ciertas limitaciones. Lo que sí tienen claro los expertos es que los datos representan un avance en el aumento del conocimiento de factores de riesgo que causan declive cognitivo, informa El Mundo.