Un juez de Portici y otro de Nápoles han condenado a la citada tabaquera a indemnizar a un ama de casa y a un policía, consumidores de tabaco empaquetado en cajetilla en la que figura la palabra light. En sendos fallos se establece que es engañoso que el término ligero, aplicado al tabaco, implique un menor daño a la salud, como ambos han podido comprobar al contraer enfermedades del aparato respiratorio en general. Esa constatación ha causado a los dos fumadores miedo a que en el futuro puedan tener otras enfermedades, que pensaban podían evitar con el consumo de tabaco light.

El abogado Angelo Pisani, que ha llevado el caso del ama de casa, consiguió hace dos años que la autoridad antimonopolio italiana obligara a la multinacional tabaquera Phillip Morris a que suprimiera en los cigarrillos la denominación light.