Estudio sobre la eficacia del programa de intervención psicosocial en drogodependencias “Comunidad Terapéutica” Proyecto Hombre Burgos.

El objetivo de esta investigación es evidenciar en qué cambian los pacientes drogodependientes a los seis meses de tratamiento en la Comunidad Terapéutica (CT).

Se evalúa a 76 pacientes ingresados en (CT) diagnosticados de dependencia a sustancias. La edad media de los participantes es de 33 años (rango: 22-56 años). Se aplicaron ocho pruebas diagnosticas al primer mes y a los seis meses de tratamiento. Diseño Pre test y post test. Los cuestionarios fueron:

(EuropASI). (SCL-90-R). AQ cuestionario de Agresión. (IPDE). Cuestionario de autoeficacia(SES). URICA Escala de Evaluación del Cambio. Inventario de Procesos de Cambio (PCQ). Cuestionario de Balance Decisional (CBD).

En este estudio se realizan los siguientes análisis: Se tipificaron en puntuaciones Z las variables dependientes y después se realizaron análisis de varianzas con medidas repetidas (ANOVA).

RESULTADOS DEL ESTUDIO

Se ha comprobado que a los seis meses de tratamiento se dan cambios significativos en las siguientes variables.

– En primer lugar, en cuanto a la variable consumo, a los seis meses ninguno de los 76 encuestados consume ningún tipo de drogas salvo tabaco.

Centrar la terapia psico-educativa no sólo en la droga es una variable de éxito terapéutico. Cuando un usuario ingresa suele afirmar que la sustancia es el problema, es decir el usuario forja una atribución de su problema a la “droga”, lo atribuye a algo externo. Pero con el transcurrir de la terapia, el paciente se va dando cuenta de que el problema no reside únicamente en la sustancia (el problema no es tanto la droga como la persona). Las evidencias de esta investigación nos muestran que centrar la terapia no sólo en la droga es una variable de éxito terapéutico.

A los seis meses de tratamiento aumenta significativamente en los pacientes la variable expectativa de autoeficacia. Esta variable tiene que ver con el éxito terapéutico.

– En cuanto a los estadios de cambio (de Prochaska y DiClemente), los usuarios evolucionan y pasan de estados precontemplativos donde apenas poseen motivación a la fase de acción donde deciden cambiar activamente a todos los niveles.

– A los seis meses aumentan otras variables como el contracondicionamiento; el usuario aprende a generar respuestas alternativas a la conducta adictiva. Un ejemplo de esta variable es hacer deporte.

Siguiendo con las evidencias, se pone de manifiesto que el paciente aprende a modificar el ambiente. Aumenta el aprendizaje de cómo controlar los estímulos asociados al problema y evitar las situaciones que identifica de riesgo.

– A los seis meses los pacientes aumentan el compromiso y se responsabilizan del mismo, vemos que los resultados son coherentes con el método y la terapia aplicada. En este periodo los pacientes realizan diversos grupos de terapia psico-educativa donde el usuario puede expresar lo que siente y piensa, pero también se pide que las personas se responsabilicen de lo que dicen y proponen.

En terapia es fundamental responsabilizarse de lo bueno y de lo malo, uno empieza a dejar de ser víctima cuando comienza a responsabilizarse y como consecuencia empieza a generar control, competencia y a crear alternativas. Asumir el compromiso y “responsabilizarse” es considerado un factor de primer orden a la hora de valorar el éxito en el proceso terapéutico.

En relación con la agresividad, aumenta la variable hostilidad debido a que son más conscientes de su situación y aprenden a defenderse del maltrato ajeno recibido.

Hay un aumento de la variablereevaluación ambiental”, la persona valora qué efectos acarrea el consumo de drogas no sólo en ella misma, sino en las relaciones interpersonales, cómo afecta su conducta a sus amigos y familiares.

Relaciones de ayuda: El usuario favorece las relaciones personales (familia y amigos) que le puedan ser de ayuda en su proceso de recuperación y le faciliten cambiar. Mejoran las habilidades para mantener, recuperar o iniciar estas relaciones.

CONTACTAR

Autor del estudio
Fernando Pérez del Río.
Doctor en Psicología, Terapeuta en Proyecto Hombre Burgos.
679 77 55 35.

Proyecto Hombre Burgos.
Oficinas: C/ Pedro Poveda Castroverde nº 3 BURGOS
Teléfono: 947 48 10 77
Fax: 947 48 10 78
Correo: proyectohombreburgos@sarenet.es

Página Web: http://www.proyectohombreburgos.eu

Firmado: Fernando Pérez del Río
Psicólogo. Proyecto Hombre Burgos.