Financiada por el Programa de Salud de la UE 2014-2020 e implementada por Sigma Research de la London School of Hygiene and Tropical Medicine en 50 países, se recogió información sobre conductas sexuales, consumo de drogas, salud psicosocial, prueba del VIH/ITS, entre otras, en el colectivo de hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) que habían sido reclutados principalmente a través de app y páginas de contactos gais.

En relación con los participantes que vivían en España en el momento de realizar la encuesta, se recogió una muestra de 10.634 hombres, siendo las CCAA más representadas Madrid (27,4%) y Cataluña (23,5%). Los participantes fueron mayoritariamente adultos jóvenes (edad promedio de 35,2 años), nacidos en España (78,5%), con alto nivel educativo, y que se identificaba como gay u homosexual (79,9%). Más de la mitad (65%) estaban empleados y el 42,2% declaró vivir cómodamente o muy cómodamente con su nivel de ingresos actual.

El 98,2% de los participantes refirieron haber tenido sexo con hombres alguna vez y, de ellos, el 95,5% había realizado la penetración alguna vez. El 73,3% de los hombres con pareja estable masculina en los últimos 12 meses no utilizó siempre el condón durante el sexo con penetración anal, siendo este porcentaje del 60,4% en el caso de las parejas ocasionales masculinas. Un 29,9% refirió no haber usado el preservativo alguna vez en los últimos 12 meses por falta de disponibilidad. Los hombres diagnosticados por el VIH presentaron un menor nivel de habilidades para la negociación sexual.  El 9,0% de los hombres habían pagado a cambio de sexo y el 5,2% habían sido pagados a cambio de sexo en los últimos 12 meses.

En relación a situaciones de discriminación y homofobia, los resultados mostraron que el 34,3% de los participantes se había sentido intimidado en los últimos 12 meses, el 19,4% había sufrido insultos verbales, y el 2% había llegado a recibido violencia física (patadas, puñetazos…) en alguna ocasión. Los HSH más jóvenes, que vivían en ciudades pequeñas y cuya identidad sexual era distinta a la de gay u homosexual presentaron un mayor nivel de homonegatividad interiorizada.

Respecto a la salud mental, el 5,9% de los participantes presentaba un grado de ansiedad y/o depresión severo y el 21,4% presentó en algún momento ideas suicidas durante las dos últimas semanas. La prevalencia de problemas de salud mental fue superior en hombres jóvenes y en aquellos con una situación económica y laboral más desfavorecida.

En cuanto al consumo, la prevalencia del consumo de alcohol al menos una vez en los últimos 12 meses fue del 91,9% y la prevalencia de una posible dependencia al alcohol del 14,9%. La prevalencia del consumo de drogas con fines sexuales en los últimos 12 meses fue del 14,1%, y un 0,8% refirió consumo inyectado de drogas. El consumo de drogas con fines sexuales fue mayor en hombres con infección por el VIH, nacidos fuera de España, y aquellos que vivían en ciudades de más de 500.000 habitantes.

Además, los resultados indicaron que el 19,4% nunca se había realizado la prueba del VIH y, entre estos, el 28,3% manifestó no saber dónde acudir para realizársela. El 16,5% de los hombres que se habían realizado la prueba del VIH alguna vez declararon haber recibido un diagnóstico de VIH. Un 15,2% refirió un diagnóstico de alguna ITS (gonorrea, sífilis, condilomas o verrugas ano-genitales, clamidia/LVG y hepatitis C) en los últimos 12 meses. El 1,8% declaró haber recibido un diagnóstico de hepatitis C alguna vez y de ellos, el 12,5% manifestó que había sido diagnosticado de hepatitis C más de una vez. La mayoría de participantes con el VIH estaban realizando un control clínico de su infección (99,5%), estaban en TAR (99,4%) y con carga viral indetectable (91,1%). El 36,4% nunca habían oído hablar de PPE y el 33,8% de PrEP. El 45,5% no conocía el significado de I=I (Indetectable = Intransmisible)

Los resultados de EMIS-2017 han permitido identificar ciertos subgrupos de hombres gais, bisexuales y otros HSH que presentan mayor vulnerabilidad a la infección por el VIH y otras ITS, como los jóvenes (menores de 25 años), personas no nacidas en España. También los hombres con infección por el VIH presentan mayor vulnerabilidad a otras ITS. Será importante desarrollar intervenciones específicamente dirigidas a los hombres que residen en ciudades pequeñas y que tienen un menor acceso a los recursos de prevención y promoción de la salud sexual.

Acceder al estudio completo aquí