Redacción-

Australia es uno de los países con la legislación más dura en lo que respecta a los productos de vapeo. Y ahora endurecen aún más las medidas, preocupadas por la popularización de estos productos entre jóvenes. El 14 por ciento de los jóvenes de 12 a 14 años han probado un e- cigarrillo.

La medida se produce como parte de una revisión de las regulaciones de vapeo, lo que significará que los australianos deben tener una receta antes de comprar cigarrillos electrónicos y productos de vapeo en línea desde el extranjero. Los productos no deben contener ningún ingrediente activo que no sea nicotina. También detallan las reglas establecidas de etiquetado y empaque, incluidas advertencias para mantener los productos fuera del alcance de los niños. Y se prohibirá el uso de ciertos ingredientes utilizados para aromatizar debido a la evidencia de que representan riesgos para la salud de los consumidores. Estos incluyen el cinamaldehído, que se usa para crear un sabor a canela, y la acetonina, que se usa para crear un sabor cremoso, pero se ha asociado con un daño pulmonar grave.

El suministro de este tipo de productos es un delito y podría ocasionar sanciones civiles y multas. En palabras del portavoz de la TGA (la agencia reguladora de medicamentos y terapias del Gobierno de Australia) «hasta 5.000 unidades de penalización para un individuo – hasta $ 1.110.000 – y 50.000 unidades de penalización para una corporación – hasta $ 11.100.000».

Leer el artículo original en theage.com.au