El número de personas apuntadas al Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego, que se creó en el 2012 a petición de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR), la entidad civil más importante de ayuda a los ludópatas, creció un 12% en el 2020, hasta alcanzar los 56.329 inscritos, 6.042 más que en el 2019. En el caso de Catalunya, el aumento es aún mayor, del 15%, con 4.621 personas apuntadas, 604 más que el año anterior.

Este registro impide a personas que no son capaces de reprimir sus ansias de jugar, debido a la adicción que genera las apuestas, casinos y demás, acceder a a esta actividad. La inscripción es voluntaria y al darse de alta la administración y las empresas imposibilitan la entrada en portales de juego online, que son los que dependen del Gobierno central. Y es que existe un registro de carácter estatal y luego cada Comunidad Autónoma, que son las que tienen competencias sobre el juego presencial en casas de apuestas y casinos, poseen su registro, que impide el acceso a los establecimientos físicos de juego de cada región.

Seguir leyendo >>