En las dos últimas décadas hemos asistido a un aumento en la legalización mundial del cultivo y consumo de cannabis medicinal y recreativo. De hecho, es legal para ese uso en Uruguay, Canadá, 12 estados de los Estados Unidos y con fines médicos en 36 países. Los valores económicos combinados de los mercados mundiales de cannabis legal e ilícito crecen y ya se estiman en 284.000 millones de euros mientras se espera que el mercado crezca significativamente para 2025.

Pero a medida que los gobiernos regulan este cultivo anteriormente ilegal, su impacto medioambiental cada vez es más notorio y está contribuyendo en gran medida al cambio climático.

Leer el artículo completo en xataka.com