El Gobierno financia el proyecto de investigación de este centro mixto del CSIC que trata de encontrar el perfil químico y morfológico ancestral de la marihuana con muestreos de plantas en varios continentes.

El Instituto Botánico de Barcelona, un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Ayuntamiento de la capital catalana, se ha desplegado por varios continentes para estudiar a nivel mundial las variedades químicas y genéticas del cannabis más puro, el que crece silvestre en su hábitat natural. Esta investigación, financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación, con licencia para cultivo de la Agencia Española de los Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), persigue como objetivo final llegar al origen de esta planta y a la recuperación bibliográfica de sus usos tradicionales en la historia de la humanidad.

Seguir leyendo >>