Incidir en la prevención de la ludopatía en los talleres destinados a menores que cometen infracciones penales es uno de los «proyectos de mejora» que el Centro de Estudio y Prevención de Conductas Adictivas (Cepca) se ha marcado para la nueva etapa que inicia después de que el Consell de Ibiza adjudicara el servicio para los próximos cuatro años a la empresa Arquisocial, que ya lo ha gestionado en los cinco anteriores.

Seguir leyendo en diariodeibiza.es