Fiestas con drogas y sexo. Pantallas sin límites. Ansiedad medida en ‘likes’. Las nuevas adicciones cobran fuerza entre las clásicas. El 8% de los casos atendidos por el Ayuntamiento de Madrid, a través de su red de Centros de Atención a la Drogodependencia (CAD), corresponde a las apuestas, al uso de psicofármacos y a varios fenómenos en crecimiento: el abuso de videojuegos y redes sociales y el ‘chemsex’, fiestas sexuales rodeadas de droga que aumentaron con la pandemia. Las dependencias habituales, no obstante, todavía mandan: el 35% de las atenciones se debe al alcohol, el 22,5% a los opiáceos, el 21% a la cocaína y el 13,5% al cannabis.

El balance adictivo de la capital se saldó el año pasado con alrededor de 9.200 personas en tratamiento. Más de mil familias y más de 600 pacientes encontraron trabajo.

El Instituto de Adicciones, dependiente de Madrid Salud, atendió el año pasado a más de 2.100 adolescentes y jóvenes y a más de 1.700 familias en su Servicio de Orientación familiar e intervino en casi 300 centros educativos llegando a un total de 23.200 alumnos y 1.400 docentes. Son los datos compartidos este viernes por la portavoz municipal y delegada del Área de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, durante la presentación del nuevo plan de adicciones del consistorio para los próximos cuatro años.

 

Leer el artículo completo en abc.es