El presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Andrés Zamorano, ha pedido al Ejecutivo que la nueva ley del Tabaco se apruebe esta legislatura y que el Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2022-2025 sea liderado por Presidencia del Gobierno y considerado «una cuestión de Estado».

Zamorano ha realizado estas peticiones en la apertura del XII Congreso del CNPT, cuya primera jornada se celebró ayer(por el sábado) con el lema ‘Hacia una generación libre de humo, tabaco y nicotina’.

«El tema no va solo de terrazas, playas y estadios sin humo, ni de prohibir fumar en coches con menores o embarazadas, el plan debe ser concebido como estrategia de Estado porque es el problema de salud pública más grave de España y la primera causa de muerte prematura evitable», ha afirmado el presidente nacional del CNPT durante su intervención, ante la presencia del subdirector general de Promoción de la Salud y Prevención del Ministerio de Sanidad, Jorge del Diego Salas, y el director general de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Ismael Aznar Cano.

Por eso, Zamorano ha reclamado celeridad en la aprobación del Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo porque el tabaco está produciendo cada año «los mismos muertos que está acarreando la COVID-19» y que no se quede en una propuesta de «buenas intenciones», sino que tiene que haber un desarrollo y un compromiso en financiación y plazos, además de una adecuada coordinación interministerial que asegure su eficacia y todo ello acompañado de una nueva ley del Tabaco, «que el Gobierno se comprometió a aprobar en la presente legislatura».

Por su parte, el representante del Ministerio de Sanidad ha reconocido que la elaboración de la nueva ley de tabaco «va con un poco de retraso», pero ha reafirmado el compromiso de aprobarla antes de finalizar la legislatura. «Pronto podremos anunciar novedades», ha apostillado.

En su intervención, Jorge del Diego Salas ha asegurado que la hoja de ruta del Gobierno de cara a una generación libre de tabaco en 2040 está basada en «un Plan Integral consensuado y robusto, la ampliación de los espacios sin humo, el empaquetado genérico y una respuesta actualizada frente al desafío de los nuevos productos de tabaco y productos relacionados».

Mientras, Ismael Aznar Cano ha hablado del problema ambiental que suponen los filtros de los cigarrillos como residuos tóxicos y nocivos para el medio ambiente, cuestión que abordará la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular.

Nota: artículo original publicado en infosalus.com