Se les llama «swingers». Aunque quizás a usted le suene más lo de intermcabio de parejas. Se trata de personas que tienen una relación estable y, pese a ello, ambas partes deciden tener sexo con otras parejas. También pueden hacerlo con solteros.

Este fenómeno es no es nuevo. Lo que sí llama más la atención son los resultados de una encuesta publicada en la revista Sexually Transmitted Infections. Esta concluye que casi uno de cada dos swingers usa drogas recreativas para intensificar la experiencia sexual y, por sexos, las mujeres son más propensas a hacerlo que los hombres heterosexuales o bisexuales.

La práctica, además, se asocia con un riesgo significativamente mayor de sexo sin protección, según muestran las respuestas. La evidencia disponible sugiere que el uso de drogas entre los swingers es relativamente común, pero se sabe poco sobre sus creencias e intenciones en torno a esta actividad.

Para explorar más a fondo, los investigadores analizaron las respuestas de los swingers que completaron una encuesta en línea sobre los pros y los contras percibidos en el uso de drogas recreativas y sus posibles consecuencias.

Seguir leyendo >>