Un tercio de las personas que usan cigarrillos electrónicos o productos relacionados informaron síntomas asociados con afectación o lesiones en los pulmones o las vías respiratorias, según un análisis de una encuesta nacional realizada en Estados Unidos que se presentará en las Sesiones Científicas 2020 de la Asociación Americana del Corazón.

«Aunque muchas personas continúan considerando que vapear o usar cigarrillos electrónicos y productos relacionados como seguros, o al menos más seguros que fumar cigarrillos combustibles, el uso de estos productos puede ser arriesgado», señala Thanh-Huyen T. Vu, autor principal del estudio y profesor asociado de investigación de epidemiología en el departamento de medicina preventiva de la Facultad de medicina Feinberg, de la Universidad Northwestern.

«Los recientes brotes de lesiones pulmonares asociadas a los cigarrillos electrónicos o al vapeo, conocidos como EVALI, han suscitado importantes preocupaciones de salud pública sobre el impacto del vapeo en la salud pulmonar –recuerda–. Sin embargo, la información es limitada sobre los síntomas clínicos relacionados con el uso de diferentes tipos de cigarrillos electrónicos y productos relacionados, especialmente información sobre síntomas entre personas por lo demás sanas».

Para ayudar a llenar esa brecha de conocimiento, los investigadores analizaron las respuestas de la encuesta de más de 1.400 usuarios actuales de cigarrillos electrónicos y productos relacionados, de entre 18 y 64 años, divididos equitativamente entre hombres y mujeres, que participaron en una encuesta nacional en línea en 2016.

Los participantes informaron de los dispositivos de vapeo de cigarrillos electrónicos específicos y los productos relacionados que usaban y de una lista de 13 síntomas específicos seleccionaron los que creían que podrían ser causados por su vapeo.

Los investigadores se centraron específicamente en cinco síntomas que figuraban en la lista de los identificados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) como relacionados con lesiones pulmonares asociadas a los cigarrillos electrónicos o al vapeo: tos, dificultad para respirar, náuseas, dolor de estómago y dolor en el pecho.

Los investigadores también analizaron si las elecciones de productos específicos influyeron en la aparición de estos síntomas, después de ajustar los factores demográficos, el tabaquismo y la frecuencia y duración del uso de cigarrillos electrónicos y productos relacionados.

Los investigadores encontraron que más de la mitad (55%) de los encuestados tenía uno o más de los síntomas. Un tercio (33%) informó tener uno o más de los cinco síntomas similares a la lesión pulmonar asociada a cigarrillos electrónicos o vapeo (EVALI), y la tos y las náuseas fueron las más comunes.

La proporción de encuestados que informaron de síntomas similares a EVALI fue mayor entre los menores de 45 años, hispanos, fumadores actuales de cigarrillos o consumidores actuales de otros productos de tabaco como pipas o tabaco sin humo.

En comparación con aquellos que usan dispositivos no recargables, las personas tenían un 70% más de probabilidades de informar síntomas similares a EVALI si usaban dispositivos rellenados con más e-líquido, y un 95% más de probabilidades de informar estos síntomas si usaban dispositivos con cartuchos recargables.

Las personas que informaron haber mezclado su propio e-líquido tenían un 40% más de probabilidades de informar síntomas similares a los de EVALI, mientras las personas que usaban cigarrillos electrónicos con sabor tenían un 71% más de probabilidades de reportar síntomas similares a EVALI.

Después de que las lesiones pulmonares y las muertes relacionadas con el vapeo aumentaron en 2019, los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos identificaron que una posible causa del daño pulmonar es el acetato de vitamina E, un aditivo que se usa en algunos e-líquidos que contienen cannabis comprados en el Internet o de fuentes distintas a los dispensarios legales de marihuana.

«Nuestros resultados indican que los síntomas de lesiones pulmonares asociados con el cigarrillo electrónico o el vapeo no fueron una rareza, una ocurrencia breve o únicamente relacionados con el uso de THC (el componente psicoactivo del cannabis) o acetato de vitamina E, los cuales se identificaron como posibles contribuyentes a los brotes de EVALI en el último año –destaca Vu–. Los profesionales de la salud deben ayudar a los pacientes a comprender mejor todos los riesgos y daños potenciales del uso de cigarrillos electrónicos y productos relacionados».

Aunque la encuesta se realizó en 2016, los investigadores creen que los hallazgos son relevantes e importantes hoy. Vu señala que el uso de cigarrillos electrónicos y productos relacionados ha aumentado desde 2016, a pesar de la creciente preocupación por la salud pública, y proliferan las nuevas opciones de dispositivos, con un número creciente de opciones de productos.

«Sabemos que casi el 90% de los fumadores de cigarrillos son adictos antes de los 20 años y la nicotina tiene efectos muy profundos en el cerebro en desarrollo –recuerda Aruni Bhatnagar, codirectora con el doctor Robertson de American Del Centro de Ciencias Regulatorias del Tabaco de la Heart Association y profesora de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Louisville–. Este estudio proporciona un mensaje claro de que, a pesar de la creencia de que los cigarrillos electrónicos son menos dañinos, algunas personas incluso creen completamente inocuo, existe un daño que incluso es percibido por las personas que los usan».

Bhatnagar señala que se necesita una evaluación más rigurosa para comprender mejor los cambios subclínicos en los pulmones y el sistema circulatorio y si esos cambios son inmediatos o se acumulan durante toda la vida o durante un período prolongado de tiempo para causar un evento cardiovascular o pulmonar real.

Sobre la preocupación de si el daño pulmonar relacionado con el vapeo podría hacer que las personas sean más propensas a infectarse con el virus COVID-19 y a enfermar gravemente, Vu señala que. «aunque se necesitan más investigaciones sobre la asociación de vapear con EVALI y la asociación de lesión pulmonar con COVID-19, la evidencia existente indica que debería haber preocupación y vale la pena evitar este riesgo no vapeando».

Nota: artículo original publicado en infosalus.com