Redacción – A raíz de la publicación del Informe Europeo sobre Drogas de la EMCDDA se pueden hacer multitud de análisis diferentes, desde la tasa de consumo de las diferentes sustancias hasta las consecuencias sanitarias de su uso en os últimos años en Europa. Esto es posible gracias a los datos ofrecidos por los diferentes estados de la Unión Europea.

En anteriores entradas de las drogas.info ya hemos hablado de sus datos tanto de los aspectos clave del informe como de los análisis en profundidad de cada sustancia. Así, hemos visto el aumento del papel de la cocaína en Europa, o que el cannabis es la cocaína ilícita más disponible y consumida en Europa. Tras analizar la situación actual de las anfetaminas, MDMA y otras sustancias químicas, llega el turno de los opioides.

Heroína y otros opioides – Se duplica la cantidad de heroína incautada en la UE

El consumo de opiáceos es uno de los principales contribuyentes a los daños asociados con el consumo de drogas en Europa.

En el caso de Europa, la heroína entra a través de cuatro rutas principales de tráfico, de las cuales la ruta de los Balcanes se considera la más importante. Sin embargo, tras el descubrimiento de numerosos laboratorios de heroína (fabricada a través de morfina) en Bulgaria, Chequia, España y los Países Bajos, se cree que se está comenzando a producir heroína también dentro de la Unión Europea.

Respecto a la disponibilidad, se observó una disminución en varios países europeos alrededor de 2010/11, acompañado de una disminución general tanto del número de incautaciones como de la cantidad de heroína incautada. Desde entonces, las incautaciones en la Unión Europea se han estabilizado en gran medida, con 37.000 incautaciones notificadas tanto en 2017 como en 2018. Sin embargo, la cantidad incautada en la Unión Europea en 2018 aumentó a 9,7 toneladas, frente a las 5,2 toneladas de 2017. Turquía sigue incautando más heroína que todos los demás países europeos juntos.

Figura 1: Cantidad de heroína incautada en 2018 (o datos más recientes)

Aunque las incautaciones de opioides distintos de la heroína representan

una pequeña fracción de las convulsiones totales de opioides, han aumentado notablemente en los últimos años. Los opioides distintos de la heroína incautados con mayor frecuencia incluyen los opioides medicinales tramadol, buprenorfina y metadona. En 2018, las cantidades de morfina, codeína y metadona incautadas fueron mayores que en 2017, y los datos de incautaciones respaldan la preocupación de que el interés por los opioides sintéticos de todo tipo pueda estar creciendo.

Figura 2: Incautaciones  de opioides diferentes de heroína

La prevalencia del consumo de opioides de alto riesgo entre adultos (15-64 años) se estima en el 0,4% de la población de la UE, lo que equivale a 1,3 millones de consumidores de opioides de alto riesgo en 2018.

En 2018 se informó del uso de opioides como la principal razón (34%) de ingreso a tratamiento por drogas en Europa. De ellos, más de 27.000 eran principiantes. Los consumidores primarios de heroína representaron el 77% de usuarios primarios de opioides que por primera vez que ingresan en tratamiento.

Según los datos de tendencias disponibles, el número de consumidores de heroína por primera vez se ha reducido en más de la mitad desde el pico observado en 2007.

En general, los opioides distintos de la heroína representan el 16% de todos los clientes que mencionan un opioide como su principal droga problemática.

Figura 3: Tratamiento por opioides; opioide mencionado como principal consumo (izquierda) y porcentaje de reporte de opioides diferentes a la heroína (derecha)

Drogas inyectables

El consumo de drogas intravenosas se asocia más comúnmente con los opioides, aunque en unos pocos países la inyección de estimulantes como las anfetaminas o la cocaína es más frecuente. Solo 16 países tienen estimaciones de la prevalencia del consumo de drogas intravenosas desde 2012, donde oscilan entre menos de 1 y más de 10 casos por 1000 habitantes de 15 a 64 años.

Los opioides se informan como las principales drogas inyectables en la mayoría (14) de estos países.

Entre los clientes por primera vez que ingresaron a un tratamiento especializado por drogas en 2018 con heroína como su principal droga, el 24% informó que se inyectaba como su principal vía de administración (frente al 43% en 2006). En este grupo, los niveles de inyección varían entre países, del 9% en España y Portugal al 90% o más en Letonia.

La inyección es la principal vía de administración informada por menos del 1% de los consumidores de cocaína por primera vez y el 21% de los consumidores primerizos de anfetaminas. Sin embargo, el panorama general de las anfetaminas está influenciado por Chequia, que representa más del 50% de los nuevos clientes de anfetaminas que se inyectan la droga en Europa. Si se consideran las tres principales drogas inyectadas juntas, la inyección como la principal vía de administración entre las personas que ingresan por primera vez al tratamiento en Europa ha disminuido del 26% en 2006 al 10% en 2018.

Figura 4: Principal droga inyectada en aquellos que solicitan ayuda de tratamiento por primera vez