El pasado 20 de mayo, el Tribunal de Casación sancionó el anuncio de Phénix de Grimbergen, recordando que la publicidad de bebidas alcohólicas debe ser informativa y objetiva en cuanto a las características del producto.

Recordemos los hechos: en febrero de 2017, el Tribunal de Grande Instance (TGI) de París condenó los anuncios en el sitio web de cerveza Grimbergen tras la acción iniciada por la Association Nationale de Prévention en Alcoologie et Addictologie (ANPAA).

Según el juez, la referencia a la serie Juego de tronos no tenía nada que ver con los métodos de producción o las regiones de origen, sino que promociona el consumo de esa bebida entre un público joven. La asociación de la bebida con el Fénix, un animal legendario dotado de poderes excepcionales, también excede lo que la Ley Evin permite en un anuncio, es decir, esencialmente las características objetivas del producto.

El Tribunal de Primera Instancia se basó en una lectura fiel de la Ley Evin. Sin embargo, en diciembre de 2018, el Tribunal de Apelación revocó esta decisión al introducir una distinción entre los diversos temas limitantes que pueden evocarse en un anuncio de alcohol. El Tribunal de Apelación consideró que el origen del producto, su nombre o su composición podrían abordarse de manera hiperbólica, dejando espacio para la creatividad de los diseñadores de mensajes publicitarios. El Tribunal de Apelación también sostuvo que solo la publicidad que incita el consumo excesivo de alcohol es ilegal.

En su fallo del 20 de mayo, el Tribunal de Casación revocó la decisión del Tribunal de Apelación y legitimó la aplicación estricta de la ley de salud pública más extensa de Francia.

La ley Evin tiene como objetivo proteger a los jóvenes de la publicidad ya que esta contribuye a hacer que el alcohol sea atractivo y a trivializar su consumo. La redacción de la sentencia, al describir de manera restrictiva el contenido autorizado, permite alcanzar estos objetivos.

La decisión del Tribunal de Casación refuerza el principio de que la publicidad de alcohol sólo puede tener un propósito estrictamente informativo.

ANPAA y la defensa de la Ley Evin

ANPAA es una organización francesa que monitorea el cumplimiento de la ley Evin. En 29 años de aplicación, se han juzgado 78 casos. En el 85% de los casos, se ha demostrado la ilegalidad de los hechos. La ANPAA permite así establecer límites a las prácticas de comercialización de los productores de alcohol, que son incapaces de autorregularse. Al prohibir las campañas ilegales, la ANPAA contribuye a construir un cuerpo de jurisprudencia que sirve como referencia para garantizar un entorno favorable para la salud. Para llevar a cabo esta misión, ANPAA lleva a cabo una vigilancia sobre la publicidad y depende de sus representantes elegidos, voluntarios y socios. ANPAA emprendió 7 nuevas acciones en 2019, principalmente sobre anuncios en redes sociales, los medios de elección para los más jóvenes.