Los niños cuyas madres fuman durante el periodo de lactancia tienen más riesgo de fumar en la edad adulta, según ha sugerido un estudio realizado en ratones por investigadores de la Universidad de California San Diego (Estados Unidos), y que ha sido publicado en la revista ‘Biological Psychiatry’.

En concreto, los expertos han observado que la exposición a la nicotina en la primera pocas semanas de vida (a través de la lactancia materna) indujeron una variedad de cambios neurológicos a largo plazo en los ratones jóvenes.

Y es que, según los resultados, la nicotina causó una forma de neuroplasticidad que resultó en un mayor número de neuronas modificadas en el área de la etiqueta ventral (VTA) del cerebro, las cuales mostraron una bioquímica diferente a otras neuronas, incluida una mayor receptividad a la nicotina y una mayor probabilidad de un comportamiento adictivo posterior.

«La exposición neonatal a la nicotina prepara a las neuronas VTA para un destino que normalmente no habrían tomado, lo que las hace más susceptibles a los efectos de la nicotina cuando los animales vuelven a estar expuestos a la nicotina en años posteriores», han dicho los expertos.

«Nuestro trabajo preclínico identificó nuevas dianas celulares y moleculares que podrían guiar futuros estudios clínicos para refinar las estrategias de tratamiento. Debido a que encontramos que esta forma de neuroplasticidad inducida por la nicotina facilita la adicción a otras sustancias adictivas, como el etanol en adultos, descubrir el mecanismo que contribuye a una mayor susceptibilidad a la adicción ofrece la oportunidad de descubrir nuevas formas de interferir con el mecanismo de la medicación mediada por fármacos», han dicho los expertos.

Nota: artículo original publicado en infosalus.com