La exposición a la marihuana podría ser capaz de desencadenar alteraciones morfológicas y de comportamiento similares a las observadas con el síndrome alcohólico fetal, ya sea sola o combinada con alcohol, según un estudio de la Sociedad de Teratología de Estados Unidos y publicado en la revista ‘Birth Defects Research’. Se trata de una de las conclusiones de una edición especial de la revista de 13 estudios que analiza más de cerca los biomarcadores, los mecanismos y las interacciones de la exposición prenatal al alcohol.

«Es increíblemente oportuno y relevante que abordemos el tema de la exposición prenatal al alcohol», apunta Christina Chambers, profesora de Pediatría en la Universidad de California en San Diego y expresidenta de la Sociedad de Teratología, pionera en el campo de la investigación prenatal sobre el alcohol. Recientemente ocupó los titulares de su innovador estudio que sugiere que el síndrome alcohólico fetal puede afectar hasta al 5% de los niños en Estados Unidos. «El alcohol es probablemente la exposición teratogénica más común que ocurre en el embarazo», asegura.

Algunos de los hallazgos importantes revelados en el nuevo número incluyen una investigación en la que los autores utilizan un modelo de pez cebra para examinar los efectos de un agonista de cannabinoides y el alcohol en los fenotipos del síndrome alcohólico fetal, los cambios en las características físicas y el comportamiento, y demostraron que los cannabinoides solos, así como si se combinan con niveles bajos de alcohol, perjudican significativamente el desarrollo. «Este estudio, en combinación con un trabajo previo en ratones , sugiere que la exposición prenatal al cannabis podría inducir alteraciones similares al síndrome alcohólico fetal», reitera Scott E. Parnell, profesor asistente en el Centro Bowles para Estudios del Alcohol en la Escuela de la Universidad de Carolina del Norte.

Los efectos a largo plazo de la exposición prenatal al alcohol también se abordan al proporcionar nuevas evidencias sorprendentes que indican que los adolescentes con síndrome de alcohólico fetal, particularmente los hombres, tienen un 29 por ciento más de probabilidades de informar un intento grave de suicidio, por lo que los autores recomiendan que los proveedores de atención médica deberían ser conscientes de esta vulnerabilidad específica.

Nota: artículo original publicado en infosalus.com