La revista Nature publica el trabajo desarrollado por el grupo de investigación dirigido por Juan Pedro Bolaños, en colaboración con Giovanni Marsicano, del INSERM de Burdeos.

Un estudio coordinado por la Universidad de Salamanca ha demostrado que el abuso del consumo de cannabis tiene efectos secundarios en la conducta de las personas, pues produce una alteración del metabolismo energético cerebral que puede fomentar la insociabilidad. En concreto, este estudio, que ha identificado el mecanismo bioquímico responsable de la interacción social, ha sido coordinado por el grupo del profesor y catedrático de la USAL Juan Pedro Bolaños, en colaboración con el doctor Giovanni Marsicano de Burdeos.

Según ha informado la USAL, la sociabilidad es «un tipo de comportamiento de enorme sofisticación que nunca se había estudiado desde una perspectiva bioquímica«. En el trabajo que Bolaños y Marsicano han publicado en la revista Nature, realizado en ratón, se desvela que las mitocondrias de los astrocitos coordinan «una compleja red de señales moleculares que permite a las neuronas modular la interacción social».

Seguir leyendo>>