Pocas campañas informativas o de acceso a esta herramienta preventiva se centran en mujeres

Un estudio basado en un sondeo realizado en mujeres europeas, publicado en Journal of Virus Eradication, ha concluido que existen problemas de acceso a la profilaxis preexposición (PrEP, en sus siglas en inglés) frene al VIH en mujeres europeas. Entre las causas, se incluiría el hecho de no ser consideradas un colectivo al cuál dirigir las campañas informativas y de acceso a la PrEP, pese a tratarse de una herramienta altamente efectiva para prevenir la transmisión del VIH de forma independiente al género o sexo de la persona que la utiliza.

El uso de la PrEP es una herramienta preventiva segura y efectiva para prevenir la adquisición del VIH de forma independiente del género o sexo de las personas que la utilizan. Algunas dudas generadas sobre su efectividad en el sexo vaginal han ido quedando despejadas al comprobar que en los estudios en los que la PrEP parecía menos eficaz en mujeres había una importante afectación de diferentes condicionantes sociales que dificultaban la adherencia a esta estrategia preventiva. El hecho de que los nuevos casos registrados en Europa de la infección por el VIH tienen lugar mayoritariamente en hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (GBHSH) y en mujeres trans, deja muchas veces a mujeres cis en alto riesgo de adquirir el VIH fuera de las campañas informativas o de la financiación pública de la PrEP.

Con el objeto de conocer el grado de implementación de la PrEP y su disponibilidad en mujeres cis europeas, los autores del presente estudio diseñaron un cuestionario online, que fue respondido por mujeres integrantes de la organización WAVE (siglas en inglés de mujeres europeas contra los virus). La encuesta se realizó en septiembre de 2019.

Un total de 38 integrantes de WAVE de 34 países (40% de Europa occidental, 40% de Europa central y 20% de Europa del este) respondieron la encuesta.

En sus respuestas, las encuestadas afirmaron que la PrEP estaba disponible en 30 de estos países. Más de la mitad manifestaron que en su país estaba disponible para todos los grupos poblacionales en alto riesgo de adquirir la infección por el VIH, aunque en muchos países solo era accesible a hombres GBHSH y mujeres trans.

Dos tercios de las participantes confirmaron la disponibilidad de una guía clínica sobre la PrEP y 6 países contaban con recomendaciones específicas sobre la PrEP en mujeres.

Los obstáculos más citados por las participantes para acceder a la PrEP fueron la falta de información sobre esta herramienta preventiva dirigida a mujeres, la falta de apoyo político y el alto coste que supone mantener esta estrategia preventiva (en España el acceso no tiene coste para el usuario, pero en Rusia alcanza los 200€ por cada prescripción).

También se destacaron obstáculos tales como la priorización de los hombres GBHSH en las guías de implementación de la PrEP, el hecho de que las mujeres no son contempladas como una población para la que estaría indicada la PrEP y la falta de información sobre qué grupos de mujeres podrían beneficiarse más del acceso a la PrEP.

Para tratar de corregir estos problemas, las encuestadas destacaron que siete países han llevado a cabo acciones para favorecer el acceso de las mujeres a la PrEP. La mayor parte de dichas acciones fueron promovidas o iniciadas por organizaciones no gubernamentales locales.

Los resultados del presente estudio evidencian que es necesario focalizar esfuerzos también en el acceso de las mujeres en riesgo de adquirir el VIH y no solamente en los hombres GBHSH para optimizar el papel de esta estrategia preventiva en el marco de un modelo de prevención combinada. También se hace necesario definir que subgrupos de mujeres se encontrarían en mayor riesgo de adquirir el VIH para poder dirigir adecuadamente los programas de acceso a la PrEP en mujeres.