En el libro “Écrits stupéfiants” (escritos estupefacientes), la francesa Cécile Guilbert investiga sobre la relación entre literatura y drogas. La ensayista pasó años estudiando los textos literarios en búsqueda de información sobre los productos consumidos por sus autores.

Verdadera caja de Pandora, Écrits stupéfiants (escritos estupefacientes), un ensayo de Cécile Guilbert, explora a muchas personalidades literarias, famosas o menos conocidas, que consumían y consumen drogas, y dejaron constancia de su adicción en sus obras.

La relación entre autores y drogas es, según ella, muy importante: muchos “han experimentado, consumido drogas o escrito bajo su influencia y sobre ellas, ya sea para celebrarlas, analizarlas o condenarlas. ¿Por qué? Es una gran pregunta que concierne a toda la humanidad, pero que los escritores tomaron a brazo partido, con menos hipocresía y más curiosidad”, dice Guilbert en entrevista con Les Inrockuptibles.

“Probablemente estaban menos preocupados que otros por la moral pública cuando el consumo de sustancias psicotrópicas fue reprimido socialmente a partir de principios del siglo 20, mientras que su lado bohemio vinculado al deseo de distinguirse hizo el resto”, explica la autora.

Seguir leyendo >>