Redacción-

En medio de una serie de noticias sobre la escasez de algunos suministros en todo el Reino Unido, metro.co.uk publicaba un artículo en referencia al efecto que esto está teniendo en el suministro de drogas, en especial el MDMA y la cocaína.

Seguramente debida a la sinergia entre las restricciones de movilidad por la pandemia de Covid-19 y los efectos del Brexit, que ha provocado la reducción de vehículos pesados que transportan productos al Reino Unido; el suministro de algunas drogas ilegales se ha visto afectado. En el artículo señalan que este factor, como uno entre los muchos que ha causado un número récord de muertes por drogas o los cambios en los niveles de pureza.

Para Niamh Eastwood, directora ejecutiva de la organización benéfica de drogas Release “La disponibilidad de MDMA se ha reducido drásticamente en algunas partes del Reino Unido, y la gente en Londres la describe como una sequía» y añade que «esto podría ser el resultado de la reducción de vehículos pesados ​​que transportan mercancías desde Europa, donde las mercancías ilegales normalmente se ocultan entre los productos legales y donde los proveedores han priorizado la compra de drogas más lucrativas, como la cocaína y la heroína». Ella cree que además los productores de MDMA no ven financieramente valiosa la venta en el Reino Unido hasta que no se retomen los festivales y abran los clubs.

A causa de la escasez se ha detectado un aumento de consumo de catinonas, estimulantes de la familia de las anfetaminas, en sustitución al MDMA. Como las catinonas todavía son relativamente nuevas en el mercado, sus riesgos son en gran parte desconocidos, señalan en el artículo de metro.co.uk.

Sin embargo Adam Winstock, fundador de Global Drugs Survey, no cree que tales sustituciones sean generalizadas y que es poco probable que sea un problema a largo plazo debido a  lo barato que es producir MDMA de alta calidad.

La cocaína ha sido otra de las sustancias que ha mostrado unos cambios significativos en su suministro. «Antes del cierre, la cocaína era la más barata y pura que habíamos visto» comenta Niamh Eastwood. Durante el bloqueo la pureza se mantuvo, pero el precio aumentó, debido al mayor riesgo de detección en las rutas de suministro. A medida que se va saliendo de los bloqueos y las restricciones están disminuyendo, el precio por kilo y la pureza ha vuelto a niveles anteriores a la COVID 19.

La conclusión de Eastwood es clara: «Si un cierre de la frontera global no impidió el suministro de drogas al Reino Unido, es probable que los proveedores encuentren una manera alrededor (Brexit) también.»

Leer el artículo original en metro.co.uk