Los medicamentos usados para el insomnio pueden combatir la adicción a las drogas y el alcohol, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Rutgers y que ha sido publicado en la revista ‘Biological Psychiatry’.

«Aún queda mucho por descubrir sobre cómo la orexina impulsa el ansia por las drogas, pero sabemos más que suficiente para justificar probar los antagonistas de la orexina en ensayos clínicos como tratamientos para la adicción», han dicho los expertos.

De hecho, la revisión, que se basa en más de una década de publicaciones de investigadores de Rutgers e instituciones similares, sugiere que la orexina estimula el ansia de drogas y, por lo tanto, la motivación para adquirir una droga.

En circunstancias normales, muchas células productoras de orexina en el cerebro activan y desactivan la producción de orexina de maneras que aumentan o disminuyen la motivación. Estas celdas se encienden cuando, por ejemplo, las personas se enfrentan a un plazo ajustado y necesitan trabajar y se apagan por la noche para poder dormir.

Sin embargo, cuando las personas se vuelven adictas a los opiáceos, la cocaína, el alcohol y otras sustancias, estas células aumentan la producción de orexina pero ya no la desactivan. Permanecen constantemente, produciendo altos niveles de orexina que motiva un comportamiento, obtener otro golpe.

Los estudios controlados en ratones, ratas, peces cebra y otros animales han permitido a los investigadores examinar sistemáticamente cada paso del proceso. Además, el análisis ‘post mortem’ del tejido cerebral de personas que consumieron heroína muestra el mismo aumento en el sistema de orexina humano que los investigadores han observado en animales adictos.

«Obviamente, no hay garantía de que los antagonistas de la orexina traten la adicción de manera efectiva, pero nuestra investigación nos da una buena razón para tener esperanza. Y la necesidad de tratamientos efectivos es enorme. Las muertes por sobredosis se han disparado a más de 100.000 al año y las opciones de tratamiento existentes tienen una eficacia limitada», han zanjado los investigadores.

Leer el artículo completo en infosalus.com