Un estudio ha descubierto nuevos mecanismos de la hepatitis alcohólica y ha demostrado el papel trascendental que tienen los microorganismos intestinales en el desarrollo de la enfermedad. La investigación, en la que ha participado el Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), el Hospital Clínico y el CIBER, ha evidenciado el papel de la proteína citolisina, secretada por una bacteria, en el daño celular del hígado.

Este trabajo, publicado en la revista Nature, abre una nueva vía para encontrar un tratamiento eficaz de esta enfermedad, que tiene una elevada mortalidad. Ahora se utilizan corticoesteroides, que a menudo son poco eficaces, y la única posibilidad de curación es el transplante precoz del hígado.

En diferentes partes del estudio se incluyeron 26 controles (bebedores sociales), 44 pacientes bebedores de riesgo, pero sin hepatitis alcohólica, y 88 que sí padecían la enfermedad, pertenecientes a la red de centros clínicos del Consorcio InTeam al España, Estados Unidos, México, Gran Bretaña y Francia.

El estudio evidencia que los pacientes que presentan en sangre cepas de la bacteria que produce citolisina tenían mayor mortalidad. Casi el 90% de los pacientes -de un total de 25- con hepatitis alcohólica y la proteína positiva murieron en los 180 días posteriores al ingreso hospitalario. En cambio, los que la tenían negativa (54) murieron un 4%.

A continuación, los investigadores transfirieron heces de personas con hepatitis alcohólica con citolisina positiva y negativa a ratones expuestos al alcohol. Los animales con microbioma intestinales positivos para citolisina desarrollaron una enfermedad hepática inducida por alcohol más grave y sobrevivieron en menor proporción que los ratones sin citolisina. Finalmente, una terapia con un bacteriófago dirigido contra las cepas de E.. Faecalis productoras de citolisina ayudó a evitar la lesión hepática.

Nota: noticia original traducida de social.cat