Más del 60 por ciento de los pacientes adictos a las drogas por vía parenteral tienen anticuerpos de la hepatitis C, según el jefe de Sección del Centro de Atención a las Adicciones (CAD) de Tetuán (Madrid), Pablo Vega Astudillo. «Si no diagnosticamos y tratamos a los usuarios de drogas, no podremos eliminar la hepatitis C. Por su perfil tienen más dificultades a la hora de acceder al sistema sanitario y que requieren de un abordaje integral y multidisciplinar», ha reivindicado.

Actualmente, según los datos del Ministerio de Sanidad, en España se habrían tratado en torno a unos 120.000 pacientes de hepatitis C, y los datos de seroprevalencia estiman que un 0,22 por ciento de la población tendría infección activa. «Cuando nos salimos de la población general y trabajamos con personas usuarias de drogas, la infección por virus C es mucho más elevada porque existe una exposición continuada a una conducta de riesgo. Diagnosticar y tratar a estos pacientes es fundamental para prevenir nuevas infecciones y reinfecciones», ha apuntado el experto durante un simposio en el VI Congreso Internacional de Patología Dual, en el que ha colaborado AbbVie.

En este sentido, el director del Programa de Prevención, Control y Atención al VIH, las ITS y las Hepatitis Víricas y subdirector general de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, Joan Colom, ha resaltado que para eliminar la hepatitis C se requiere un abordaje especial de las poblaciones más vulnerables, utilizando el diagnóstico en un solo paso y acercando el tratamiento lo máximo posible a estas personas.

Asimismo, ha incidido no solo en la importancia de prevenir las nuevas infecciones y reinfecciones, sino en la necesidad de utilizar mecanismos novedosos que permitan identificar lo antes posible y tratar de forma inmediata a las poblaciones clave, entre las que se encuentran los usuarios de drogas por vía parenteral «pero también las personas que están en prisión, los hombres que tienen sexo con hombres o los inmigrantes originarios de países de alta prevalencia».

«Los circuitos terapéuticos complejos a través de atención primaria, provocan la pérdida de al menos el 50 por ciento de los pacientes. Sería fundamental el cribado universal en los CAD y establecer una derivación directa entre el CAD y el hospital para lograr la eliminación de la hepatitis C», ha destacado Vega.

Nota: artículo original publicado en infosalus.com