La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Asociación de Pacientes con EPOC (APEPOC) han emitido un manifiesto, con motivo del Día Mundial de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), para llamar la atención sobre el «infradiagnóstico» de esta enfermedad en mujeres, a pesar de su incremento en este colectivo, así como en la necesidad de hacer espirometrías para lograr un diagnóstico certero y precoz.

«Sin ambas cuestiones, no podemos avanzar contra el infradiagnóstico y sobrediagnóstico. Reivindicamos que todos centros sanitarios de Atención Primaria deben disponer de los medios materiales, personales y organizativos adecuados para el diagnóstico de la EPOC. Demandamos la realización de espirometrías en todos los pacientes mayores de 40 años que presenten historia de tabaquismo y síntomas respiratorios», resumen en su documento.

En concreto, reivindican un incremento de la plantilla de profesionales de Atención Primaria (AP), así como dotar de espirómetros en aquellos centros de AP que aún no disponen de uno, junto con la formación periódica sobre espirometrías dirigida al personal de enfermería de AP.

«Para acabar con el infradiagnóstico de la EPOC en mujeres, es importante que los médicos de Atención Primaria estén alerta ante la manifestación de los síntomas precoces. Ante una mujer que consulta por tos o que presenta ocasionalmente infecciones respiratorias de vías bajas, sobre todo, si cursan con expectoración, es imprescindible conocer sus antecedentes de posible contacto con tóxicos inhalados, ya sea tabaco de primera o segunda mano y también de tóxicos inhalados distintos del tabaco. Con todo ello, debemos plantearnos realizar una prueba de función pulmonar como es la espirometría forzada con prueba de broncodilatación para reconocer la presencia de un patrón obstructivo que debe demostrarse persistente», apuntan.

La EPOC ha sido tradicionalmente considerada como una enfermedad propia de hombres pero, desde hace muchos años, sobre todo en países altamente industrializados, las tasas de mujeres fumadoras han aumentado de manera clara, haciéndolo de manera paralela al de mujeres con EPOC.

En las mujeres, los casos de EPOC han aumentado un 70 por ciento la última década. El 88,2 por ciento de las mujeres mayores de 40 años con EPOC no sabe que tiene la enfermedad, mientras que la cifra en la población masculina es del 76 por ciento.

El perfil del paciente EPOC ha evolucionado, constituyendo un problema creciente en las mujeres. En el estudio ‘EPISCAN II’, las mujeres con EPOC referían el mismo nivel de síntomas respiratorios y gravedad espirométrica que los hombres, a pesar de que eran más jóvenes y con menor exposición tabáquica.

Leer el artículo en infosalus.com