Cada año, la epidemia de opiáceos en Estados Unidos mata a decenas de miles de personas y aunque la naloxona, comercializada bajo la marca Narcan, ha salvado innumerables vidas al revertir las sobredosis de opiáceos, no dejan de aparecer nuevas drogas más potentes para las que el Narcan es inútil.

Ahora, un estudio con ratones ha demostrado que la naloxona es más fuerte y duradera -incluso con los opiáceos más potentes y peligrosos- cuando se le añade un nuevo compuesto recién identificado.

Los detalles de la investigación, realizada por científicos de las universidades de Washington en San Luis, Stanford y Florida, se han publicado este miércoles en la revista Nature.

Leer el artículo completo en lavanguardia.com