Redacción-

Después de que el comité parlamentario del Departamento de Cultura, Medios Digitales y Deporte (DCMS) del Reino Unido advirtiera de la preocupación de que hubiera un aumento en las muertes de jóvenes por consumo de drogas, debido al desconfinamiento y los festivales de verano, un grupo de madres cuyos hijos murieron en festivales después de consumir drogas, y con el apoyo del DCMS, han instado al gobierno del Reino Unido a que apoye los servicios de análisis de drogas porque «salvan vidas«.

The Guardian, en el artículo MPs call for drug safety testing amid fears of rise in UK festival deaths [Los parlamentarios piden análisis de drogas en medio de los temores de un aumento en las muertes en festivales del Reino Unido], recoge parte de los testimonios de dos de las madres.

Janine Milburn, la madre de Georgia Jones, quien murió a los 18 años en el festival Mutiny en Hampshire en 2018 después de tomar una dosis de MDMA peligrosamente alta, dijo que creía que su hija aún podría estar viva si hubiera habido servicios de análisis de drogas. «Sinceramente, creo que si Georgia hubiera podido analizar su sustancia y le hubieran dado algún consejo sobre cómo mantenerse a salvo, podría haber regresado a casa con vida ese día», dijo. “Creo que si a las personas se les imparte una educación veraz sobre las drogas, alentando y facilitando las pruebas no solo en los festivales, las muertes relacionadas con las drogas serían significativamente menores».

La hija de Wendy Teasdill, Ellie Rowe, murió a los 18 años en Boomtown en 2013 después de tomar ketamina particularmente pura, que en combinación con el alcohol la mató, según una investigación. Wendy declaraba «¿Por qué no podemos seguir el ejemplo de los países de Europa y matar al dragón de la ignorancia?».

El DCMS recordó que el gobierno en 2018 se había comprometido a no interponerse en el camino del análisis de drogas, pero existe confusión en algunas partes del país sobre la legalidad de los servicios, y al final solo pueden operar si gozan de la bendición de la policía y los ayuntamientos locales, además de los propios festivales. Por ello recomendaron que «El gobierno debería introducir un esquema de licencias específico para el análisis de drogas a fin de establecer un marco legal claro y estándares mínimos que los proveedores de servicios deban cumplir».

También expusieron datos respecto a los resultados que estos servicios están teniendo en el país. Desde 2016 no ha habido muertes relacionadas con las drogas en ningún festival con análisis de drogas. También citaron la evaluación de los servicios de análisis de drogas, publicada el mes pasado en el International Journal of Drug Policy, donde se informaba que más de la mitad de las personas cuya muestra era diferente a la esperada se deshizo de la sustancia, y más de una cuarta parte no compró drogas a extraños meses después. En lasdrogas.info publicamos un artículo sobre ello, Encuesta sobre las prácticas de reducción de daños despues de utilizar un servicio de análisis de drogas en festivales de inglaterra.

Desde el Ministerio de Interior la respuesta fue que «No existe una forma segura de consumir drogas ilegales, que devastan vidas, arruinan familias y dañan comunidades. Cualquier arreglo policial en torno a festivales es un asunto operativo para los jefes de policía».

Leer el artículo original en TheGuardian.com