Los medicamentos para tratar el dolor están basados generalmente en opoides. Los opioides son unas sustancias parecidas a opiáceos como la morfina y la codeína, pero no se elaboran con opio. Los opioides se relacionan químicamente e interactúan con los receptores de opioides en las células nerviosas del cuerpo y del cerebro y actúan como analgésico.

Sin embargo, una nueva vía para desarrollar medicamentos contra el dolor no basados en opoides podría estar a punto de abrirse.

Una investigación de la Universidad de Monashpublicada en la revista Nature presenta un revolucionario descubrimiento que podría allanar el camino para el desarrollo de nuevos analgésicos no opioides para tratar de manera segura y eficaz el dolor neuropático

Leer el artículo completo en mundodeportivo.com