Actualmente, el uso medicinal de los cannabinoides, extraídos del cannabis, es un tema de debate en todo el mundo. En Suiza, cada vez más personas abogan por una mayor investigación sobre el cannabis. Hoy en día, se emplea el tetrahidrocannabinol (THC) en el campo médico para tratar ciertos tipos de dolor, calambres musculares, mareos y pérdida de apetito.

Sin embargo, es un narcótico ilegal y, en consecuencia, puede provocar efectos secundarios. El THC en su forma pura se aisló por primera vez del cannabis en 1964 por Raphael Mechoulam, del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel. Hasta ahora, se pensaba que el cannabis era la única planta que produce THC.

Sin embargo, ya en 1994, el fitoquímico japonés Yoshinori Asakawa había descubierto una sustancia en la planta hepática ‘Radula perrottetii’, que estaba relacionada con el THC y había llamado a esta sustancia natural «perrottetinene». En este producto natural, los átomos individuales están unidos entre sí de una manera similar a la del THC, pero difieren en su estructura tridimensional y además exhiben un grupo bencilo adicional.

Seguir leyendo >>