Según los resultados de un estudio publicado en el British Journal of Clinical Pharmacology por el primer servicio comunitario de “drug testing” del Reino Unido, casi el 25% de las drogas que se venden en la calle no son lo que parecen. Algunas son mucho más potentes y peligrosas de lo que quien las ha comprado cree.

Las pruebas, llevadas a cabo en Bristol y Durham, incluyeron más de 170 sustancias que fueron enviadas y analizadas por un equipo de químicos en un laboratorio. Según los resultados, casi un cuarto de las sustancias vendidas (24%) no eran lo que se suponía ser. Las drogas vendidas como MDMA o éxtasis resultaron ser n-etilpentilona, ​​que se ha relacionado con muertes por sobredosis, mientras que se descubrió que una sustancia que supuestamente era ketamina era una nueva sustancia psicoactiva con el nombre químico 2-FDCK, una droga sintética que es aproximadamente una vez y media más potente y cuyos efectos duran hasta tres veces más que la ketamina.

Seguir leyendo >>