Redacción-

La ciudad de Vancouver ha votado unánimemente a favor de apoyar un programa dirigido por personas consumidoras de drogas que ayudaría a obtener un suministro seguro de heroína, cocaína y metanfetamina, para las personas con alto riesgo de sobredosis. Ahora la propuesta se encuentra a la espera de la aprobación federal.

La iniciativa liderada por el proyecto Drug User Liberation Front (Frente de Liberación de Usuarios de Drogas), plantea un modelo de compassion clubs (clubs de compasión), inspirados en el modelo de los clubs de cannabis de Vancouver que surgieron en los años 80 y 90. En estos clubs las usuarias podrían comprar las drogas que consumen, previamente analizadas.

Esta medida se propone en un contexto de crisis de sobredosis en Vancouver, relacionadas con la adulteración de las drogas con productos como el fentanilo. En fecha de 31 de julio ya se registraban 1204 sobredosis por toxicidad de la sustancia en la región de Columbia Británica, cifra que va en camino de superar los 1734 casos del año anterior.

Por ello el Frente de Liberación repartió 1000 muestras gratuitas de 3,5 gramos de estas drogas, y una parte se distribuyeron fuera de un edificio de la policía de Vancouver (enlace vídeo Youtube). El Frente de Liberación asegura que de las muestras repartidas no se ha registrado ningún caso de sobredosis, señalando la necesidad de una vía de acceso segura a las sustancias.

Ante la preocupación de que aprobar el proyecto de compra y venta de estas sustancias implique contribuir a redes delictivas, se acordó que el club reciba su suministro de una fuente legal.

Leer el artículo original en vancouversun.com