Imaginemos un instante concreto en la vida de un adolescente. Enciende su móvil, abre su cuenta de Instagram o Tik Tok y comienza a navegar: miles de imágenes pasan ante sus ojos, y entre todas ellas, ve cómo uno de sus ídolos vapea o fuma un cigarrillo de sabores. Para muchos es una foto o una storie más de su perfil, pero para la Organización Mundial de la Salud representa la novedosa forma que tiene la industria tabacalera de conseguir nuevos clientes y de vender el tabaco a los más jóvenes como un complemento más de esa vida de glamour, lujo y éxito.

«Educar a los jóvenes es vital porque casi nueve de cada 10 fumadores comienzan antes de los 18 años. Queremos brindarles el conocimiento para hablar en contra de la manipulación de la industria del tabaco», asegura Ruediger Krech, director de Promoción de la Salud de la OMS. Por eso, la Organización Mundial de la Salud ha lanzado una campaña, en el Día Mundial Sin Tabaco, que se centra en proteger a los niños y adolescentes de la epidemia del tabaquismo. «Si su producto matara a 8 millones de personas cada año, usted también buscaría una nueva generación de clientes», reza el principal lema que aparece en las imágenes de la campaña. Más de 40 millones de jóvenes de entre 13 y 15 años ya han comenzado a fumar, según cifras oficiales

Seguir leyendo>>