lasDrogas.info, logotipo

Adicciones - Sustancias - Anfetaminas

Descripción

La anfetamina es un tipo de droga estimulante del Sistema Nervioso Central. 

Se presenta en forma de pastillas o cápsulas de diferente forma y color. 

Produce sensaciones de alerta, confianza y aumenta los niveles de energía y autoestima. Hace desaparecer la sensación de hambre y de sueño. 

Las anfetaminas son drogas adictivas, capaces de generar dependencia. 

Una de las anfetaminas más frecuente en el mundo de las drogas ilícitas es el sulfato de anfetamina, conocido en lenguaje callejero como speed (del inglés velocidad).

Como se usa / Consumo

Las anfetaminas pueden ingerirse vía oral, esnifarse o inyectarse. 

Su consumo habitual se produce en forma de pastillas o comprimidos, y a menudo son una de las sustancias con las que se cortan (mezclan) las drogas de síntesis. 

El speed se presenta generalmente en forma de polvo y se consume por inhalación como la cocaína, con la que comparte los riesgos asociados a esta vía de administración (daños sobre la mucosa nasal).

Efectos

Los efectos provocados por el consumo de anfetaminas recuerdan en gran medida a los producidos por la cocaína. 

Efectos psicológicos 

  • Agitación
  • Euforia
  • Sensación de autoestima aumentada
  • Verborrea
  • Alerta y vigilancia constantes
  • Agresividad 

Efectos fisiólogicos 

  • Falta de apetito
  • Taquicardia
  • Insomnio
  • Sequedad de boca
  • Sudoración
  • Incremento de la tensión arterial
  • Contracción de la mandíbula

Reducción de riesgos / Daños

La pérdida del apetito es frecuente lo que conlleva a una situación de desnutrición y mayor vulnerabilidad a enfermedades e infecciones. 

El síndrome de abstinencia se presenta con un cuadro muy grave de depresión, letargia y cansancio, lo que puede llevar a tomar grandes dosis de anfetaminas para mitigar este estado. 

El consumo excesivo de anfetaminas puede generar psicosis: las personas se sienten fuera de sí mismas, creen que las persiguen o que les vigilan. 

En el plano psicológico 

Su consumo crónico puede dar lugar a: 

  • Cuadros psicóticos similares a la esquizofrenia, con delirios persecutorios y alucinaciones
  • Depresión reactiva
  • Delirios paranoides
  • Intensa dependencia psicológica 

En el plano orgánico 

Tras un consumo prolongado, además de un intenso agotamiento puede dar lugar a las siguientes alteraciones: 

  • Hipertensión
  • Arritmia
  • Colapso circulatorio
  • Trastornos digestivos

Historia

Psicoestimulantes producidos sintéticamente en laboratorios químicos a finales del siglo XIX. Fueron objeto de distintos usos, entre los que cabe destacar su profusa utilización en los conflictos bélicos del siglo XX para vencer el cansancio de los soldados y mejorar su entrega durante las batallas. 

Hasta que en 1983 se reguló su venta en farmacias, el consumo de anfetaminas fue considerable en España, particularmente entre los diversos colectivos que las utilizaban para permanecer despiertos y activos durante prolongados períodos de tiempo. 

En la actualidad, las anfetaminas con destino al mercado negro se producen en laboratorios químicos clandestinos.

Legislación

En interpretación del Código Penal, los tribunales de justicia incluyen las anfetaminas entre las drogas que pueden causar "grave daño a la salud": y preveen penas mínimas de prisión de 3 a 9 años y multa del tanto al tripo del valor de la droga. 

La conducción bajo la influencia de estas drogas, como de cualquier otra, está contemplado en el Código Penal: una pena de arresto de ocho a doce fines de semana o multa de tres a ocho meses, así como privación del derecho a conducir de uno a cuatro años, para quien conduzca un vehículo a motor o ciclomotor bajo la influencia de cualquier tipo de droga. 

La sanción impuesta por su consumo en público puede ser sustituida por el adecuado tratamiento de deshabituación.

Argot

Speed, dexedrina, píldoras de adelgazamiento, anfetas, bennies, dexies...

DSM IV