Seleccionar página

Cómo educar sobre drogas en las escuelas

El libro nos muestra  una propuesta constructiva e integradora de educación sobre drogas que debe considerar estrategias concretas para articular los contextos sociales y culturales en los cuales se encuentra enclavada. Concientización. Orientación. Prevención.

Edita: Editorial Trillas
Páginas: 216
Edición: 1a
ISBN: 9786071705266

Descripción

Descripción

Presentación

La educación es un proceso continuo a lo largo de la vida que nos permite comprender e interpretar el mundo físico y simbólico que nos rodea. Constituye una forma de expandir nuestros referentes, ampliar el lenguaje y, con ello, la estructura discursiva, con la cual participamos en el mantenimiento o trasformación de la realidad social y cultural que hemos incorporado desde el comienzo de nuestras vidas. La explicación e interpretación que damos a las drogas, como a muchos otros fenómenos, generalmente son variadas, diferentes, opuestas, dicotómicas e, incluso, paradójicas, pues trazan líneas y formas geométricas complejas que van desde la patologización de la conducta de los consumidores hasta interpretaciones que logran articular las prácticas de consumo de drogas con las estructuras culturales, económicas y políticas.

En este libro, Amando Vega hace un recorrido por varios de los aspectos indispensables para sustentar un proyecto de corresponsabilidad entre la comunidad escolar, que ayude a generar una respuesta integral al consumo de drogas. Aquí radica esencialmente el potencial educativo que tiene la escuela como vehículo en la construcción de ciudadanía. Parafraseando a Pablo Freire, diríamos que el diseño de un programa escolar frente al consumo de drogas, implica asumir una posición crítica (reflexión) de lo que ocurre en ese entorno; además supone la necesidad de aportar elementos que deriven a una meta transformadora (acción) a la cual llegar a partir de una respuesta concreta y organizada (praxis). La escuela puede ser un nodo estratégico para modificar y proponer estilos de interacción más democráticos, así como para contribuir a la construcción de una cultura que tome distancia de proyectos puramente individuales y se acerque a dispositivos de acción socio-comunitarios, con proyectos que consideren la transformación del propio contexto, el fortalecimiento de habilidades socio-afectivas y el desarrollo de competencias sociales positivas frente al consumo de drogas.

Una comunidad escolar organizada será siempre un entorno que brinde protección y contención ante los riesgos de muchas de las problemáticas que están presentes en nuestros estilos de vida, particularmente para quienes transitan por edades críticas para la toma de decisiones – el responderse estar en el mundo-, y para aquellos que se encuentran expuestos a situaciones que les pueden generar mayor vulnerabilidad. Sin embargo, al referir condiciones de vulnerabilidad para describir personas o grupos, generalmente se alude a condiciones que rebasan una determinada normalidad esperada; estas constituyen un importante riesgo cuando hablamos de un proyecto educativo de drogas en las escuelas, porque en los imaginarios sociales, en términos semióticos, lo que se nombra como vulnerabilidad puede acabar interpretándose como desviación, con todos los estigmas que se les suelen asociar a quienes no se ajustan a las normas establecidas. Amando Vega, en esta obra y en otras varias de su autoría, ha insistido notablemente en la importancia de apelar a la normalización que, como principio, habría que reconocer en el consumo de drogas, antes de patologizar o criminalizar su acción; esto constituye un punto central para el pleno acceso a información científica, objetiva y ética de las drogas, libre de prejuicios sociales y morales.

La escuela como la familia son, por excelencia, instituciones encargadas de insertar el mundo en la mente de las personas, es decir, de generar aquello que llamamos socialización. Nos enseñan la forma en cómo son, deben o debieran ser tanto las cosas como las palabras, con las cuales se les nombran para poder interactuar y construir sociedad: las drogas son una de esas cosas y palabras. En este sentido, la educación sobre drogas no debe reducirse a aportar información científica sobre los daños, riesgos y consecuencias que producen en el organismo, la familia y la comunidad; la educación como sistema complejo debe ir más allá y dirigir sus objetivos a formar entre los estudiantes un pensamiento crítico sobre el carácter multifactorial de las drogas (biológico, psicosocial, económico, geopolítico e histórico-antropológico), con el objetivo de generar un marco explicativo más integral de las sustancias psicoactivas, que permita coadyuvar en la construcción de una sociedad más incluyente, vinculatoria y pragmática sobre el tema; algo que Amando Vega logra articular en este texto.

El autor nos muestra que una propuesta constructiva e integradora de educación sobre drogas debe considerar estrategias concretas para articular los contextos sociales y culturales en los cuales se encuentra enclavada. La intervención educativa que propone ayuda a encausar acciones contextualizadas y significativas a las problemáticas locales y a minimizar la posibilidad (la cual siempre existirá por la naturaleza compleja del tema), de generar ambientes confusos con discursos y prácticas contradictorias sobre el tema de las drogas, los cuales desafortunadamente son campos de cultivo propicios para la construcción y multiplicación de estereotipos y estigmas entorno a los consumidores.

Haciendo una lectura más profunda y extensa del abordaje que Amando Vega hace en este libro, me permitiría decir que su apuesta es la construcción de un marco educativo sobre las drogas, el cual implica y requiere del aprendizaje a priori de una actitud deconstruccionista; con esto simplemente quiero decir que, en la incorporación de nuevos elementos a nuestro sistema simbólico de referencia, bajo el cual interpretamos el mundo que nos rodea, es común observar una dificultad muy particular, sobre todo en temas con alta carga moral: el temor que genera visualizar conocimientos opuestos o diferentes a los que hemos incorporado para manejar nuestra vida cotidiana; sin embargo, él apuesta por la idea de que la educación sobre drogas más allá de lo cognoscitivo, implica en términos amplios una posible alteración de la propia identidad que tenemos como sujetos.

Amando Vega Fuente llevará con este libro al lector por insospechados territorios, por largos y sinuosos caminos, como dictara una obra del cuarteto de Liverpool, al abordar lo que implica la educación sobre las dr ogas, la cual como él mismo refiere, forma parte de un proyecto humano y educativo mucho más amplio y complejo, por ser una cuestión social.

¿Dónde conseguirlo?

Formato papel

Foro lasDrogas.info

El Foro de lasDrogas.info es un lugar donde compartir tus dudas y experiencias de forma anónima. Un lugar donde dar y recibir ayuda. ACCEDER AL FORO

Máster Universitario en Prevención en Drogodependencias y otras Conductas Adictivas (7ª Edición) Universidad Internacional de Valencia

Máster Universitario en Prevención en Drogodependencias y otras Conductas Adictivas (7ª Edición) Universidad Internacional de Valencia

Máster en Drogodependencias de la Universitat de Barcelona

Máster en Drogodependencias de la Universitat de Barcelona

Newsletter INFODRO

Suscríbete

Centro Especializado en el Tratamiento de las Adicciones

Centro Especializado en el Tratamiento de las Adicciones

Help Adicciones

Help Adicciones

Traductor

Ir al contenido