El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado este jueves el final de las directrices marcadas por el Gobierno de Barack Obama en relación a la marihuana y que básicamente consistían en la disminución de la aplicación de las leyes federales.

Un portavoz del Departamento de Justicia ha asegurado que la actual política había creado un “refugio seguro” para la marihuana en estados como California, Colorado, Washington, Oregón, Alaska y Nevada, que permiten el consumo de esta droga con fines recreativos. Para la actual Administración, las directrices de Obama “contradicen” las propias leyes.

El departamento no ha realizado comentarios sobre la posibilidad de llevar a cabo acciones legales contra dichos estados, pero ha afirmado que los pasos a seguir aún “están bajo consideración”.

Seguir leyendo en europapress.es