El consumo excesivo de alcohol afecta en mayor medida a la población adolescente. Por ser un sector indefenso, por su extrema vulnerabilidad y su permeabilidad a la realidad sociocultural. Así lo reflejó un estudio del Instituto de Prevención de las Adicciones, de la Universidad del Salvador (USAL), según el que “el alcohol es la droga psicoactiva número uno en prevalencia e intoxicaciones severas“.

En cifras del Observatorio Argentino de Drogas, el alto consumo de alcohol en la población adolescente alcanza al 70% de los estudiantes de 17 años, que declaró haber bebido alcohol el último mes.

Lo que predomina es el llamado atracón de alcohol, o binge drinking, que busca alcanzar el estado de embriaguez en el menor tiempo posible, con las graves complicaciones médicas y exposición a situaciones de riesgo que eso conlleva.

Seguir leyendo en infobae.com