lasDrogas.info, logotipo

Declarado de interés para la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

Logotipo de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Enfoques innovadores frente al problema de las drogas y el encarcelamiento

En este artículo se describen tres experiencias en políticas de drogas en ámbito penitenciario de tres países: Uruguay, Costa Rica y Ecuador. Estos países han optado por medidas que más allá del enfoque punitivo tradicional, implementan otros enfoques que buscan reducir los daños en situaciones de vulnerabilidad, desigualdad o pobreza. Dos de los colectivos especialmente afectados por las sanciones por delitos de drogas son las personas jóvenes y las mujeres. Las experiencias de Uruguay, Costa Rica y Ecuador muestran de una parte, que es posible y útil aplicar enfoques innovadores, sin embargo también evidencian los límites de dichos programas.

Ana Jimena Bautista | Fuente original: Global Rights Blog | 16/08/2017 14:03:08 GMT

imagen

Nota: artículo publicado en idpc.net

¿Por qué razón se ha producido esta situación? una de las principales respuestas se encuentra en el populismo punitivo del que se ha hecho uso, que se caracteriza por el establecimiento de penas desproporcionadamente altas, el uso desmesurado de la prisión preventiva, el pago obligatorio intramural de un tiempo de la sentencia; la imposición de sanciones a  partir de la cantidad de droga incautada sin que se considere el rol de quien comete la conducta sancionada. Políticas que se concretan en la sanción y no en la prevención de los crímenes de drogas, y que, no han logrado reducir de manera significativa el mercado de la droga, ni evitar que siga prosperando la delincuencia organizada.

En esta entrada, me referiré a aquellas implementa que se han implementado en: Uruguay, Costa Rica, y Ecuador, países que han optado por medidas alternativas frente a la respuesta punitiva tradicional a la criminalidad relacionada con las drogas. Medidas que buscan reducir los daños que produce la cárcel en personas en condiciones de vulnerabilidad, que no obstentan roles de liderazgo en el mercado de las drogas, pero que sin embargo, tienen como reto abordar los problemas de inequidad y pobreza de quienes son sancionados/as por este tipo de delitos, entre quienes ocupan un rol preponderante las mujeres y los jóvenes.

Estas tres experiencias muestran de una parte, que es posible y útil aplicar enfoques innovadores, sin embargo también evidencian los límites de dichos programas, ya que de manera preponderante buscan reducir los daños que surgen de la creciente judicialización de personas vinculadas a delitos de drogas, sin que se creen programas fuertes en materia de prevención, que permitan actuar antes de que las conductas delictivas se produzcan, que se dirijan a la reducción de las condiciones de pobreza y de falta de oportunidades. Así por ejemplo, ya se conoce el perfil preponderante de las mujeres que están involucradas en delitos de drogas: mujeres pobres, con personas a cargo, con baja educación, desempleadas, etc. Si es así, la gran apuesta debería estar en contrarrestar la situación de vulnerabilidad que enfrentan grandes sectores poblacionales que son carne de cañón en el mercado de la droga.

Seguir leyendo >>

drogas,delitos,prisiones,cárceles,políticas de drogas,reducción de daños,América Latina,delincuencia organizada,narcotráfico,prevención,prevención penitenciaria,Uruguay,Costa Rica,Ecuador,inclusión social,perspectiva de género,tratamiento,

Inicia sesión o Regístrate para comentar.