El presidente de la Unión Nacional de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente, Luciano Poyato, alertó del aumento del consumo de drogas entre mujeres y también sobre la mayor incidencia entre drogodependientes de la hepatitis C, frente al control del contagio por VIH, por lo que apostó por el “trabajo complementario” de administraciones y entidades para tratar estos problemas.

Poyato acudió a Logroño para reunirse con el consejero de Salud, Pedro Soto, y para conocer a la nueva junta directiva de la Asociación Riojana de Ayuda al Drogadicto (ARAD), que preside José Luis Rabadán. Para el dirigente de UNAD, “el problema de las drogas sigue existiendo, pese a que, tras la época de los años 80, con la heroína, pareció que el tema bajaba”.

“La gente sigue consumiendo”, afirmó Poyato, quien recalcó, especialmente, que se está dando “una feminización del consumo, porque antes las mujeres consumían, pero ahora se nota más porque tienen más recursos”. También consideró “preocupante” el descenso en el inicio del consumo por parte de los más jóvenes.