lasDrogas.info, logotipo

Declarado de interés para la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

Logotipo de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Logotipo de Acción Europea sobre la Droga (EAD)

Conocimiento que el Equipo de Salud debe conocer en relación al abuso de Drogas

Daniel Gutierrez Raina (Licenciado en Enfermería, Doctorado en Ciencias de la Salud, Magister en Estupefacientes) | Septiembre 2006

El abuso de drogas es un problema mundial. Las estadísticas nos ofrecen detalles gráficos alarmantes de la relación entre el alcohol, el cigarrillo, los psicofármacos, el uso de drogas ilícitas y la muerte, la enfermedad y los problemas sociales a corto y largo plazo.

El equipo de salud, siendo el grupo de trabajadores de la salud en más estrecho contacto con la comunidad, la familia y el individuo, tiene un papel preponderante en relación con el abuso de drogas desde lo preventivo y asistencial.

Los diferentes profesionales de la salud tratan directa o indirectamente con los efectos del abuso de drogas y sus consecuencias psicológicas, físicas y sociales asociadas a ellos. La tarea se hace más difícil con la incidencia del aumento de drogas lícitas, ilícitas y medicamentos en constante expansión.

El abuso de drogas tiene un efecto destructor no solamente en el individuo adicto sino también en su familia, amigos, colegas, compañeros de trabajo y en la comunidad toda. Así el desafío aumento para el equipo de enfermería y otros trabajadores de la salud que tratan con situaciones comprometidas a menudo traumáticas. La respuesta es la colaboración intersectorial, interdisciplinaria y una creciente base de conocimientos.

¿Por qué la gente consume drogas?

Se han presentado muchas teorías para explicar el porqué la gente consume drogas. Algunos presentan explicaciones sobre las razones que pueden inducir a usar drogas la primera vez. Otras se centran más en el proceso de la adicción, es decir, por qué los individuos pueden hacerse dependientes de una cierta sustancia una vez que se ha probado. Algunas teorías explican tanto el uso inicial como el uso continuado de drogas.

Factores biológicos

Este enfoque sostiene la existencia de cierta anormalidad biológica pre-existente o inducida, de naturaleza química, fisiológica o estructural.

Existe un gran número de teorías fisiológicas. Las teorías genéticas explican la dependencia de la droga como una tendencia hereditaria hacia la dependencia en general o hacia una sustancia específica como el alcohol.

Entre las numerosas teorías psicológicas que tratan de explicar esta cuestión, algunas mencionan la existencia de una auto-estima baja o una imagen de sí mismo pobre como factor que contribuye al consumo no-médico de drogas: a ciertos individuos las drogas los hacen sentirse más capaces para hacer frente a una diversidad de tensiones en sus vidas.

Otro enfoque sostiene que muchos individuos empiezan con el uso de drogas por un deseo de experimentación y mera curiosidad sobre los efectos de estas sustancias y luego pueden continuar a causa de los efectos placenteros de la droga o por temor de dejarla. Ellos se hacen adictos psicológicamente al proceso de tomar drogas y a sus efectos.

Factores Sociológicos

Esta teoría sostiene que ciertos factores del ambiente propio del individuo pueden contribuir al consumo de drogas. Por ejemplo, identificarse con un modelo tendría un efecto importante sobre el consumo de sustancias por parte de estos individuos. Si los padres u otras personas claves abusan de drogas, los jóvenes tienden a tomar como modelo de conducta que ellos ven en su hogar.

Factores sociales, tales como la edad, el sexo, étnicos, clase socioeconómica, religión y origen de la familia, influyen directamente en la posibilidad de que un individuo haga uso de esas sustancias y de la modalidad que adopte. Las teorías culturales sostienen que las actitudes colectivas hacia el consumo de drogas –tales como uso ritual relacionado con ceremonias religiosas y consumo en ambientes sociales- juegan un papel importante en la formación de la conducta individual respecto de las drogas.

La mayoría de los expertos creen que no hay una teoría única. Las teorías mencionadas son meramente ejemplos de la gama de explicaciones acerca de por qué las personas usan y abusan de sustancias. Sin embargo, ciertos temas se han hecho constantes: placer, curiosidad, experimentación, búsqueda de un conocimiento de sí mismo, aventura, significado espiritual, pérdida de fe, aliviar la tensión, satisfacción inmediata, depresión, sentimiento de impotencia, etc.

El aspecto positivo de estos temas comunes que surgen repetidamente en relación con el empleo de drogas es que los profesionales pueden ofrecer un apoyo concreto. Entre los más expuestos a esta demanda están los enfermeros y médicos de familia.

Factores Psicológicos

Entre los mecanismos psicológicos, algunas hipótesis aseguran que individuos con una personalidad lábil, poco estable y muy permeable hace que traten de imitar la conducta de aquel individuo o a un grupo de individuos al que se siente identificado, esto demuestra una baja auto estima.

El dolor psíquico con una gran carga de angustia podría ser un elemento desencadenante en la experimentación y posterior uso de sustancias. La falta de esperanza u objetivos claros, con un sentimiento de tristeza, depresión y dificultades en el pensamiento.

Un aspecto importante es considerar que en general los adictos tienden a subestimar el consumo en comparación con otros (mecanismo de miniminización). Esto hace que se deba prestar atención a este aspecto.

Los trastornos afectivos (depresión, ansiedad) son muy frecuentes, y hay que tener presente analizar si este trastorno es anterior al comienzo del consumo o como con consecuencia del mismo.

Efectos generales de las drogas

• Las drogas y el alcohol producen la inhibición del autocontrol

• Habilitan la expresión de sentimientos pero aumentan el sentimiento de culpa y requieren aumentar la sustancia para disminuir la culpa

• Disminuyen los sentimientos de inferioridad y el grado de ansiedad.

• Incrementan el aislamiento social y causan el deterioro de hábitos personales

• El individuo se vuelve progresivamente menos eficiente y aplica menos energías a proyectos y ambiciones

• La dependencia y la tolerancia crecen y la sustancia es demandada en cantidades crecientes para los mismos efectos

• Conseguir la droga se convierte en el objetivo y el comportamiento es totalmente desequilibrado. En este momento la sociedad califica al individuo como drogadicto o alcohólico

Las situaciones de uso de varias drogas son comunes. Los individuos eligen usar varias drogas buscando potenciar los efectos de otra droga, para contrarrestar efectos de otras drogas, sustituirla por otra preferida pero no disponible o conformándose a los patrones de uso en el grupo de amigos.

Características personales del adicto

Confrontando los rasgos de la personalidad del drogadicto podríamos tentativamente agruparlos así:

• Imagen confusa de sí mismo. Identidad débil. Baja autoestima.

• Rechazo de la realidad. Poca o nula resistencia a la frustración. Intolerancia al dolor y estrés. Urgencia de la satisfacción inmediata. Incapacidad de conductas a largo alcance.

• Escala de valores confusa. Escepticismo. Vacío existencial. Se vive para el placer y le cuesta descubrir la alegría del vivir.

• Burla de la ley. Dificultad marcada para las relaciones de autoridad. Rechazo de las normas formales. Confusa búsqueda de autonomía.

• Evasión de la realidad por una fantasía ilimitada. Incapacidad de conductas verdaderamente productivas. Capacidad resolutiva débil. Impulsividad.

• Dificultad para la expresión y la comunicación. Dificultad para las relaciones interpersonales. Inseguridad, aislamiento y soledad. Permeabilidad notable a la presión de los pares.

• Carencia de un proyecto de vida. Escasa o nula dimensión de futuro y vivencia de esperanza.

Bases generales en el tratamiento de la drogadicción

Como las drogas y los problemas son variados, ningún tratamiento puede contemplar todos los abusos de las drogas. Cada adicción tiene su tratamiento específico. La complejidad del tratamiento incluye complicaciones tales como deshidratación, desnutrición, infecciones, hepatitis, pancreatitis, S.I.D.A., ruptura del vínculo familiar y problemas sociales.

El tratamiento puede dividirse en medidas dirigidas a tratar la sobredosis, la desintoxicación y la rehabilitación, según sea la adicción de que se trate. Además puede ser necesario el tratamiento médico-quirúrgico para los problemas resultantes del uso de algunas drogas (opiáceas).

El tratamiento de la sobredosis suele ser una urgencia que requiere medidas de apoyo a los órganos vitales, prevenir la posterior absorción de la droga y promover la eliminación. Con frecuencia se recurre al uso de las drogas antagonistas.

La desintoxicación o deprivación consiste en la reducción gradual de la droga o un sustituto de la misma.

El objetivo de esta etapa es disminuir los efectos adversos de la deprivación en las drogas que crean dependencia física.

La desintoxicación o deprivación es difícil para el usuario. Para el éxito del tratamiento es imprescindible que exista la voluntad del cliente para aceptarlo.

La deprivación en el caso de drogas depresoras del S.N.C. necesita la atención del cliente en centros de cuidados intensivos por los efectos que se pueden producir. Como estas drogas afectan el hipotálamo, la deprivación puede alterar el mecanismo que regula la temperatura corporal. Un aumento incontrolado de la temperatura se considera una urgencia médica. Una fiebre alta incontrolada puede llevar al sujeto a la muerte.

La rehabilitación está orientada a eliminar la conducta de búsqueda de la droga encauzando las energías hacia la recuperación y la productividad del individuo. Los programas de rehabilitación varían entre la reclusión del individuo en residencias libres de droga, los programas de cuidados diarios (Hospital del día), las comunidades terapéuticas y la psicoterapia.

Intervención de los profesionales de Enfermería y Medicina

El proceso de enfermería en el cliente que abusa de drogas como en el alcohólico se inicia con la recolección de datos. Aunque el cliente sigue siendo la fuente principal de datos es necesario validar los informes del cliente. Otras fuentes de datos incluyen la familia o personas allegadas, registros médicos, pruebas diagnósticas y otros registros.

El enfermero tiene que usar la sensibilidad para hacer preguntas relacionadas con el uso de las drogas. Las preguntas menos intrusivas como ¿fuma cigarrillo? O ¿Usa otras formas de tabaco? Deben preceder a las preguntas sobre otras drogas. Las preguntas referidas al uso de drogas recetadas pueden formar parte de la introducción que conduzca a una respuesta honrada y a determinar la necesidad de profundizar o no sobre patrones específicos del uso de las drogas.

La valoración específica en pacientes relacionados con el abuso de drogas estará dirigida a los aspectos:

• Conductual: ¿Qué droga? ¿Desde cuándo? ¿Con qué frecuencia? ¿Efecto? ¿Tratamiento?

• Afectivo: ¿Efectos obtenidos de la droga? ¿Sentimiento de culpa o vergüenza? ¿Cómo lo ven los demás? ¿Sintió pánico alguna vez?

• Cognitivo: ¿Es consciente de su dependencia? ¿Cómo afecta su memoria, concentración, atención, toma de decisiones? ¿Tiene depresión, ideas de suicidio, alucinaciones?

• Socio-cultural: ¿Quién es la persona más significativa para él? ¿En quién confía? ¿Hay problemas de drogas en la familia? ¿Lo sabe alguien de su familia? (esposa, amiga, etc...) ¿Ha modificado su conducta sexual?

La valoración física estará orientada a determinar el alcance de los efectos comunes a la deprivación física de la droga y las complicaciones físicas.

La información recogida, cotejada con la base del conocimiento general sobre el abuso de drogas y los estándares relacionados con el tema, permitirá arribar al diagnóstico de enfermería por parte del equipo de enfermería y del diagnóstico médico por parte del equipo médico

Un vez que se han establecido objetivos en función de los diagnósticos, el enfermero podrá seleccionar las actuaciones que ayuden al cliente a cubrir esos objetivos.

Las consideraciones generales para los cuidados de Enfermería durante la intoxicación/depuración aguda de las drogas incluye:

• Determinación de la sustancia que causa la intoxicación.

• Identificar el tipo de reacción de deprivación que el cliente puede experimentar.

• Determinar si puede producirse una sobredosis de la droga.

• Mantener hacia el cliente una actitud de “no juzgar”.

• Mantener un ambiente libre de drogas alrededor del cliente.